Barcelona Tech City llevaba tiempo planeando abrir nuevos edificios en la capital catalana. La principal asociación de empresas tecnológicas, que representa a 800 compañías, abrió su sede central en el Palau de Mar, al que llamaron Pier01 hace tres años. El incremento de demanda, la falta de espacio y la ambición por convertir el Port Vell de Barcelona en un centro neurálgico para los emprendedores.

El nuevo espacio, ubicado en Els Porxos d’en Xifré, un recinto situado en el edificio del restaurante 7 Portes, cuenta con más de 3.500 metros cuadrados de superficie que se destinarán a oficinas. Por otro lado, también se instalará en un futuro una “terraza verde” de 2.500 metros cuadrados. El nuevo espacio, Pier03, tiene capacidad para más de 20 compañías y otras empresas del ecosistema tecnológico.

NUEVOS CENTROS DE INNOVACIÓN

La idea inicial era que el edificio, construido entre 1836 y 1840, estuviese dedicado exclusivamente al blockchain. Por contra, el resultado final ha resultado un hub dedicado a esta tecnología, pero con una zona para otro tipo de sectores.

Por otro lado, también está previsto que arranque otra iniciativa, liderada por Eticas Foundation en colaboración con Barcelona Tech City. Este centro, desarrollará iniciativas de innovación responsable y tecnología ética. Este espacio ocupará 1.000 metros cuadrados de superficie y estará plenamente operativa a partir del próximo mes de octubre.

El Pier03 significa el primer paso para despuntar el Barcelona Tech City Campus, una serie de edificios dedicados al emprendimiento tecnológico que la asociación quiere poner en marcha en la capital catalana.