Existe conexión pero su traducción es más bien escasa. Una autoridad ligada al Ayuntamiento de Barcelona, relacionada con el sector turístico, valora todo lo que hace Jaume Collboni, su trato con el tejido económico y la “búsqueda incesante de fórmulas” que puedan reactivar la economía de la ciudad. Aunque, eso sí, el empresariado recrimina al teniente de alcalde que no pueda influir en el consistorio y casi siempre sea la alcaldesa Ada Colau la que imponga sus planes. Como, por ejemplo, ha hecho con el de movilidad, que ha causado un gran rechazo entre el sector comercial y que se critica en todos los foros económicos potentes, además de otras decisiones como la de subir la tasa turística en un momento crítico para las empresas del sector o el nuevo impuesto sobre el recibo del agua.

Según informa este miércoles Crónica Global, el empresariado catalán considera que Collboni debería defender con contundencia la actividad económica, que debería estar al lado de los comerciantes y que, pese a formar parte del Ejecutivo local con Colau, en determinados momentos debería mostrar sus discrepancias. Es el referente económico en el Ayuntamiento de Barcelona, pero la decepción empieza a ser importante. Las quejas no son nuevas. Surgieron tras la conferencia de Collboni, antes del inicio de la pandemia, en el Círculo de Economía. Entonces el primer teniente de alcalde propuso una lista de planes económicos "que no se han cumplido", según distintas fuentes empresariales, pese a que últimamente el coronavirus ha forzado un parón en toda la actividad.

UN ACTO TENSO

El choque con Collboni se produjo el pasado lunes en el Círculo Ecuestre, que preside el abogado Antonio Delgado. En un debate sobre cómo reactivar la ciudad, el socialista tuvo que aguantar un alud de críticas contra el equipo de gobierno, del que él es el primer teniente de alcalde. Fue el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, quien cargó contra la alcaldesa por varios motivos: desde “las calles pintadas de amarillo, con bloques de hormigón que nadie entiende”, a la decisión de subir la tasa turística en estos momentos. Además, el exmiembro de Unió acusó a Colau de “autoritaria”; de “sectaria”, y de que no querer dialogar ni acordar nada con el sector económico barcelonés y catalán.

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball / EFE
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball / EFE

Sánchez Llibre tuvo también palabras contra la Generalitat y de leyes como la del control de precios de alquileres aprobada en el Parlament. Pero, a su juicio, Barcelona, como motor económico, tiene un problema “en la figura de su alcaldesa”. Se unieron a esas críticas el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, y el presidente de Fira de Barcelona, Pau Relat, aunque hubo ciertas matizaciones, y la puntualización de que la ciudad lleva años en una situación de decadencia, antes de la llegada al poder de BComú. Pero Colau recibió criticas duras a lo largo del acto.

EL PSC PINTA POCO

El plan de movilidad de la alcaldesa, que no deja de ser una enmienda urbanística a la ciudad con el ensanche de la ciudad impracticable para el coche, ha sido la gota que ha colmado el vaso. Se da la circunstancia, como recuerdan las fuentes empresariales consultadas por el citado medio catalán, que la concejal de movilidad, presidenta de TMB, es la socialista Rosa Alarcón. Collboni la embarcó a su proyecto después de ejercer como jefa de gabinete de la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín. Aunque destacan que quien lidera, en el fondo, los asuntos en materia de movilidad en Barcelona es Colau, con escasa influencia de los socialistas. Lo que apuntan los empresarios es que Alarcón o Collboni no solo no muestran planes diferentes sino que además aplauden las “ocurrencias de Colau, que son un horror”. La "sensación" es que el dirigente del PSC en la Ciudad Condal no influye en el ayuntamiento.

La cuestión es que el primer teniente de alcalde se ha centrado en el área económica y acaba de cerrar un acuerdo secundado por diferentes empresas. Se trata de un protocolo de colaboración con Barcelona&Partners para impulsar la atracción de inversiones y de creación de puestos de trabajo, firmado junto a la presidenta de Barcelona Global, Aurora Catà, promotora de la iniciativa. Su oficina técnica estará dirigida por Agustín Cordón, exdirector general de Fira de Barcelona. En el acto de la firma del protocolo de colaboración, el pasado 8 de septiembre, estuvieron presentes representantes de las empresas que lo apoyan: Banco Sabadell, Fundación Puig, Cuatrecasas y Agbar.

UN PERFIL DEMASIADO BAJO

Lo que se quejan estas voces es que Collboni mantiene la conexión con el sector económico pero, al mismo tiempo, no se desmarca de las decisiones de Colau. “Se puede discrepar sin poner en peligro el acuerdo de gobierno municipal”, avisa una fuente empresarial. Eso es, justamente, lo que se le reclama desde el tejido económico local. Que no se limite a parecer que está cerca del empresariado, sino que luche por alguna de las reivindicaciones que asegura que tiene en cuenta.

El primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni / EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO
El primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, haciendo una rueda de prensa / EP - DAVID ZORRAKINO

El hecho es que Collboni comprobó de primera mano el cabreo de los patrones locales con el gobierno municipal. Estuvo presente en el acto en el Círculo Ecuestre y llegó a intervenir, aunque no estaba previsto. Fue el vicepresidente del Ecuestre, Enrique Lacalle, quien le ofreció la palabra. Fuentes de la junta de la entidad señalan que eso provocó discrepancias internas. Algunos de sus miembros apuntaban que no era el día del socialista, sino de Faus, Sánchez Llibre y Relat. Pero el mundo empresarial quería escuchar al primer teniente de alcalde, que, desde el punto de vista de los presentes, “desaprovechó la ocasión”. “A Collboni, en cada foro en el que participa, se le pasan balones, en bandeja, y nunca remata ni lanza nada a portería”, lamentan estos empresarios.

El teniente de alcalde se limitó a señalar que él mismo está en contacto con todas las instituciones y que valora “la implicación personal” de dirigentes como el propio Sánchez Llibre, involucrado en buscar inversiones para la planta de Nissan en la Zona Franca, y del resto de empresarios, como Faus o Relat. Incluso emplazó a la junta del Círculo Ecuestre a fijar una fecha para poderse explicar con tranquilidad, tras destacar el plan de terrazas para paliar la situación de la restauración en estos meses. Pero la imagen que transmitió es que desaprovechó una “gran oportunidad”. Su discurso no implicaba ningún compromiso en firme con la audiencia que le escuchaba.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.