El modelo comercial de Barcelona iba bien, ahora va regular y, si no se hacen las cosas bien de cara al futuro inmediato, podría acabar yendo mal. Este sería el mensaje que se extrae de un concienzudo estudio que ha hecho público este martes la entidad Barcelona Oberta.

El presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, ha reclamado atraer más compradores no residentes para preservar el modelo comercial, especialmente vecinos del área metropolitana, turistas y visitantes por negocios, sobre todo en la comercios de productos no cotidianos.

El estudio se titula 'El análisis del comercio en Barcelona: físico y online. Recomendaciones para ganar competitividad', que ha sido realizado por RBD Consulting Group, cuyo socio-director, Roger Gaspa, ha dicho que “no queda otra que ampliar la base de compradores y visitantes”.

"La ciudad necesita atraer compradores por valor de 3.000 millones de euros. Solo con las compras de los residentes no se puede sostener el modelo comercial", ha destacado Gaspa, que ha aportado una ingente cantidad de datos muy interesantes. Dos ejemplos:

-El coste del alquiler en locales del centro se ha incrementado un 25%

-Un 15% de los comercios tendría que cerrar si su facturación cayese un 20%. De ser así, afectaría a 1.300 empresas y a 7.000 puestos de trabajo

El estudio, que ha sido hecho público en el Palau Robert con la presencia, entre otros, del concejal de Turismo, Comercio y Mercados, Agustí Colom, y de la alcaldable del PDeCAT, Neus Munté. Colom ha abierto los parlamentos pidiendo centrar la batalla en la digitalización: "El futuro se construye, no está predeterminado, y todos podemos ser actores positivos en él".

El estudio de RBD Consulting Group ha contado con 1.000 encuestas online a residentes de Barcelona mayores de 25 años; 600 entrevistas presenciales a responsables de comercios de la capital catalana, y entrevistas en profundidad.

MENOS RESIDENTES, MÁS TURISTAS

Según el estudio, la afluencia de barceloneses en los principales ejes comerciales de Barcelona ha caído un 4,3% en los últimos cinco años; concretamente, en el centro de la ciudad las visitas de los residentes han disminuido un 8,7% y las de los que viven fuera de la capital catalana, un 5,6%.

Sin embargo, esta bajada se ha compensado con el incremento de visitantes no españoles ha aumentado en estas zonas: un incremento del 15,4% en Portal de l'Àngel; un 7,2% más en Plaza Catalunya y El Triangle; un 14,2% en Rambla Catalunya y Paseo de Gràcia, y un 7,1% más en El Corte Inglés de Maria Cristina y la Illa Diagonal.

CADA VEZ MÁS INTERNET

Otra dato ofrecido por Gaspa es que el 71% de los barceloneses han hecho alguna compra por Internet en el último año, lo que representa el 8,4% del gasto de los residentes, y ha detallado que el comercio online asciende a 470 millones de euros en Barcelona, que serían 640 millones si se tienen en cuenta los residentes del área metropolitana.

Asimismo, Gaspa ha afirmado que el 70% de los comerciantes opina que el comercio online es una oportunidad -aunque sólo el 34% vende por Internet- y que hay un 24% que estima que la digitalización podría provocar “una reducción de su plantilla”. Por otra parte, un 80% opina que la legislación online es más favorable que la del comercio físico.