Costa Cruceros ha abierto en la Torre Mapfre de Barcelona un centro de atención para sus clientes de todo el mundo que inicialmente contará con un centenar de empleados, si bien la empresa ambiciona acabar doblando esta cifra.

Así lo ha anunciado este martes el presidente de la compañía, Mario Zanetti, en una rueda de prensa que ha compartido con el primer teniente de alcaldía de la ciudad, Jaume Collboni, precisamente en la Torre Mapfre, en cuya planta 24 trabajan ya desde hace algunas semanas los empleados de Costa Cruceros.

"Hoy es un día muy importante: se abre un nuevo capítulo en nuestra relación con Barcelona", ha celebrado Zanetti, quien ha destacado, además, que el Port de la capital catalana es la infraestructura que "mejor servicio puede ofrecer" a sus cruceros que funcionan con gas natural licuado (GNL), lo que es uno de los elementos relevantes para volver a apostar por esta ciudad.

Nave de la compañía italiana Costa Cruceros
Nave de la compañía italiana Costa Cruceros

ECONOMÍA AZUL

Collboni, a su vez, ha reivindicado que el de hoy es "un acuerdo importante para la economía azul", ligada al mar pero con criterios de sostenibilidad, que quiere impulsar el consistorio barcelonés.

El líder del PSC ha mostrado el empeño del gobierno municipal en "cambiar el modelo turístico", de modo que genere "puestos de trabajo de calidad", si bien ha indicado que esa "voluntad política" es imposible de llevar a la práctica "sin la complicidad de empresas" como Costa Cruceros.

POSIBLE TRASLADO DE LA FILIAL

El presidente de esta empresa italiana, que ha insistido en que "Barcelona es un puerto crucial" para sus intereses, ha abierto asimismo la puerta a trasladar la sede de la filial española de la compañía, ahora en Madrid, a Barcelona. "No hemos tomado ninguna decisión", ha dicho, sin descartar la posibilidad.

El pasado 5 de julio llegó a Barcelona el primer barco de Costa Cruceros tras la parálisis provocada por el covid, algo que fue posible gracias a la "gran ayuda" ofrecida por las administraciones, ha dicho Zanetti.

En concreto, se trató del Costa Smeralda, propulsado mediante GNL, al que también se ha sumado luego el Costa Firenze y al que, el año próximo, se agregará el Costa Toscana, que también funciona mediante GNL.

En relación al nuevo centro de atención al cliente instalado en Barcelona, Zanetti también ha citado la multiculturalidad de la ciudad como un elemento clave para optar por Barcelona, puesto que el centenar de empleados del centro proceden de hasta 20 países distintos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.