El Corte Inglés de Francesc Macià​ echa el candado definitivamente. El inmueble, que está muy cerca de otros de la compañía, vivirá su último día de actividad comercial el próximo sábado 16 de enero.

El grupo ha recolocado previamente a su plantilla en otros centros de la ciudad condal, según ha avanzado Expansión. Con este cierre, se conservan cinco establecimientos de la cadena en Barcelona y cuatro más en otras ciudades de Cataluña.  

OFICINAS COMERCIALES

La compañía Mersan Assets Management compró en verano de 2019 el activo del grupo de grandes almacenes por 152,5 millones de euros. Tras dos años de actividad en régimen de alquiler, El Corte Inglés, situado en el número 471 de la Avenida Diagonal de Barcelona, se transformará en oficinas y locales comerciales en sus plantas inferiores.

La reforma del activo, de 34.644 metros cuadrados de superficie, se estima de 22 millones de euros. El plan especial aprobado por el Ayuntamiento de Barcelona especifica que las oficinas podrán ocupar 20.045 metros cuadrados distribuidos de la planta -1 a la quinta, mientras que los usos comerciales se reducen a dos plantas y suman una superficie de 2.500 metros cuadrados.

“ALMACENES PEQUEÑOS Y CON OFERTA LIMITADA”

El edificio divide su actividad comercial en seis plantas sobre rasante y sótano, en el que opera un supermercado. Desde la compañía consideran que “los almacenes de Francesc Macià son pequeños y con oferta limitada”.

Por ello, y por su proximidad con el centro ubicado en el número 617 de la misma avenida, la empresa española ha decidido prescindir totalmente de la actividad comercial en el inmueble. No obstante, esta venta no corresponde al Proyecto Green, un plan de la compañía para recortar deuda mediante el desprendimiento de activos inmobiliarios no estratégicos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.