El Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) tuvo en 2019 un beneficio de 14,1 millones de euros y unos ingresos netos de 55,5 millones. Las cuentas han sido aprobadas este viernes en una sesión del consejo plenario presidida por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y encabezada por el delegado especial del Estado en el Consorci, Pere Navarro.

Además de validar las cuentas de 2019, el plenario ha abordado también el rumbo del Consorci, que destaca por su importante papel como dinamizador de la economía y por su aportación clave en la reactivación tras la crisis del Covid-19.

Los dos ejes en los que trabaja la empresa pública son el impulso del BNEW, la primera gran cita para la reactivación de la economía, concebido como un evento B2B híbrido y totalmente disruptivo, que se celebrará entre el 6 y el 9 de octubre en Barcelona, y en la inauguración de la DFactory, un hub tecnológico para el fomento y el desarrollo de la industria 4.0, prevista para finales de año.

AYUDAR A EMPRESAS DEL ENTORNO 

Pere Navarro ha destacado el esfuerzo del Consorci para adaptarse a un contexto completamente cambiante y anticiparse a las necesidades de los diferentes sectores en los que trabaja. El delegado especial del Estado en el Consorci ha dicho que el objetivo es "contribuir a ayudar a las empresas de nuestro entorno, así como a la ciudad de Barcelona, a salir fortalecidas de esta época de incertidumbre”.

El consejo plenario ha aprobado también la memoria del CZFB de 2019, que será presentada públicamente próximamente y en la que se recoge con detalle lo que la entidad ha aportado durante el último año a la economía del Área Metropolitana de Barcelona y la inversión en sus proyectos de futuro.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.