ARCHIVADO EN:

El viejo tanatorio de la calle Sancho de Ávila de Barcelona, propiedad de Mémora, Adif y el Ayuntamiento de la ciudad, ha recibido una oferta de un grupo británico por 22 millones de euros. La sociedad Dream Mountain se ha impuesto a otras propuestas de compra de inversores que acudieron a la subasta, cuyo precio de salida era de 9,9 millones de euros.

El viejo tanatorio pertenecía al 51,85% a Serveis Funeraris, empresa controlada por Mémora en un 85% y por el Ayuntamiento de Barcelona en un 15%, a Adif un 34,28% y al consistorio de la ciudad en un 13,87%.

GRAN INTERÉS COMERCIAL

La parcela del tanatorio, que actualmente se encuentra en fase de demolición, tiene una superficie de 1.800 metros cuadrados y una edificable de 12.000 metros cuadrados. Según las condiciones de la venta, el futuro propietario del espacio podrá levantar un edificio de planta baja más doce alturas, según avanza Expansión.

El activo está catalogado como equipamiento del tipo 7 ar, que incluye usos residenciales, universitarios, sanitarios, asistenciales y técnico-administrativos. Además, dicho espacio ha generado gran interés y se han presentado numerosas ofertas para poderlo adquirir.

El complejo dejó de funcionar a principios del año pasado, cuando Mémora inauguró dos modernos edificios que suman un total de 10.000 metros cuadrados construidos en una parcela colindante y que costaron 14 millones de euros.