El gobierno de Ada Colau prohibirá el alquler de habitaciones turísticas en toda la ciudad, es decir para estancias de menos de 31 días. El veto se enmarca dentro de una puesta al día del Plan especial urbanístico de alojamientos turísticos (PEUAT). Según el Ayuntamiento, en la actualidad ya constan unos 7.700 anuncios de habitaciones turísticas. La prohibición busca frenar la saturación, principalmente en el centro de Barcelona (Ciutat Vella y Eixample), y evitar la proliferación de pisos encubiertos para turistas.

La comisión de gobierno de este jueves, 29 de enero, ha aprobado una modificación del PEUAT para adecuarse a la nueva normativa de la Generalitat y al contexto actual. Según la teniente de alcaldía de Urbanismo, Infraestructuras, Ecología Urbana y Movilidad, Janet Sanz, con este cambio, estas habitaciones ya no se podrán anunciar como alojamiento turístico. Sanz considera que con la oferta actual es más que suficiente. En cambio, sí que se podrán seguir alquilando habitaciones en toda Barcelona para estancias superiores a un mes. 

APROBACIÓN EN VERANO

La medida todavía no está vigente [ver aquí la nota de prensa municipal]. Sanz ha explicado que ahora se abrirá un periodo de tres meses de exposicion pública y el objetivo es que la actualización se pueda aprobar de forma definitiva el próximo verano. El pasado agosto, la Generalitat aprobó las habitaciones en casas compartidas como un nuevo tipo de alojamiento turístico. El Govern dio un año a los municipios para adaptarse a la normativa. En el caso de Barcelona, la regulación es municipal. Nada más conocerse el decreto autonómico, el gobierno de Colau decidió suspender la tramitación de licencias para estudiar la situación. 

940 PLAZAS MENOS EN EL CENTRO DE BARCELONA

En rueda de prensa, el consistorio también ha hecho balance de los cuatro años del PEUAT. Desde la puesta en marcha del plan especial, los barrios del centro de Barcelona han perdido 940 plazas de alojamiento turístico. Según el Ayuntamiento, la oferta de plazas en alojamientos turísticos en toda la ciudad (incluidos hoteles y pisos turísticos) ha crecido en 1.460 -de 152.801, en enero de 2017 a 154.261 en agosto de 2020-, pero lo ha hecho en las zonas permitidas. Para Sanz, la oferta actual es más que suficiente para atender a los viajeros que cada año vienen a la ciudad. Con la crisis, la demanda hotelera ha caido a niveles de 1992.

El PEUAT se puso en marcha a principios de 2017 para regular el crecimiento de alojamientos turísticos en Barcelona. El plan veta la puesta en marcha de nuevos hoteles y pisos turísticos, entre otros lugares de hospedaje, en el Eixample y en Ciutat Vella. El Ayuntamiento asegura que las nuevas plazas han crecido principalmente en el 22@ norte, Nou Barris, San Andreu y Sants. Precisamente, el 22@ norte es una de las zonas donde los últimos cuatro años ha crecido más la demanda para abrir nuevos alojamientos. De las 410 plazas existentes en 2017 se ha pasado a 1.207, lo que ha llevado al consistorio a también poner coto al crecimiento de plazas de alojamiento turístico en el citado emplazamiento.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.