Uno de los grandes atractivos de este Alimentaria 2018, en el que está representado todo lo que existe -y hasta lo que se pueda imaginar- en el mundo del buen yantar y del buen beber, es contar con un lugar para echarse algo al coleto acodado a la barra de un bar. Tomarse algo elaborado, con buenos ingredientes y, a poder ser, mezclado por manos de un profesional experto: una coctelería.

Como faltaba algo así, en esta edición, en el Pabellón 3 del recinto Gran Via de Fira de Barcelona, luce con esplendor el Barcelona Cocktail Art, concebido como “un área dinámica de exposición y demostración de las principales firmas del sector, donde se dan a conocer las propuestas y productos más innovadores en materia de coctelería, en línea con las tendencias en auge de la restauración nocturna”.

A Barcelona han venido los mejores barmans (bueno, lo correcto sería 'barmen'), oficio que en estos tiempos globalizantes se ha dado por llamar 'bartender' (literalmente, atendedor de barra). Han llegado de toda Europa y, muy específicamente, de Latinoamérica, zona geográfica de la que uno ignoraba que fuese tan aficionada a estos mejunjes.

El espacio ocupa 700 m2 dentro del salón Intervin -repartidos entre una zona de stands y otra con un escenario y una barra de coctelería-, y por allí pasan cada día expertos y maestros del cocteleo para formar, dar ponencias y talleres, además de ofrecer catas de sus particulares mezclas alcohólicas. Porque, eso sí, la mayoría de estos coctails son con, no sin.

Aunque en 2014 ya se dedicó un pequeño espacio para la coctelería, la creación del Barcelona Cocktail Art supone “una mayor apuesta por la innovación en el sector y por estar a la vanguardia de las tendencias y la actualidad en la industria de los destilados”, en palabras de Antonio Valls, director general de Alimentaria Exhibitions y máximo responsable del salón.

Los coctels (o cocktails) están muy presentes en Alimentaria / HUGO FERNÁNDEZ
Los coctels (o cocktails) están muy presentes en Alimentaria / HUGO FERNÁNDEZ

BARRAS BRAVAS

Barcelona Cocktail Art, como institución, cuenta con la complicidad de la ciudad que acoge el certamen, cuyos locales de referencia colaboran activamente en la proyección internacional de esta iniciativa pionera. José María Gotarda, presidente del Club del Barman de Catalunya, propietario de Ideal Cocktail Bar y profesor de la escuela de hostelería ESHOB; Jerónimo Baquero, propietario de Boadas; Angel David Asensio, propietario de Dux y socio de Conbe; Luca Izzo, propietario de Old Fashioned y Hemingway; Juan Falcón, socio de Creps al Born y Savage; Danny Martín, socio de Bobby's Free; Giacomo Giannotti, socio de Paradiso,y Lorenzo Meini, socio de Collage, son algunos de los prestigiosos 'bartenders' que brindan su apoyo a Barcelona Cocktail Art, erigiéndose en sus principales embajadores.

George Restrepo, coorganizador de Barcelona Cocktail Art y fundador de Coctelería Creativa, la mayor plataforma en español de coctelería y destilados, argumenta que "Barcelona tiene excelentes profesionales expertos en la materia, locales reconocidos internacionalmente como los mejores del mundo y,a partir de ahora, cuenta con este salón que necesita, en el marco de una feria líder como Alimentaria, que se caracteriza por la innovación y la creación de oportunidades de negocio".

La coctelería -¡quién lo iba a decir!- es una industria que en nuestro país, según la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), genera un volumen de negocio valorado en más de 7.400 millones de euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.