Verano perdido para los chiringuitos de Barcelona debido a la pandemia del coronavirus. A menos de que un improbable acuerdo de última hora con el Ayuntamiento de la ciudad lo evite, más del 90% de los operadores han decidido renunciar este año a sus concesiones.

El sector considera que subir la persiana de los establecimientos a media temporada y con restricciones de aforo hace imposible su viabilidad económica, teniendo en cuenta los altos cánones que abonan cada año.

LLEVAN DOS MESES SIN ABRIR

Según avanza El Periódico, la hostelería local lleva meses desafiándose con el consistorio de la capital catalana por sus condiciones y las limitaciones contractuales que impone su concesión. Con dos meses sin abrir y ante la incertidumbre por la pandemia, el colectivo explica que “las actuales condiciones son inasumibles”.

Actualmente solo hay dos locales que todavía no han decidido qué hacer. Los negocios a pie de playa, que operan por concesión municipal, supondría la pérdida de más de 600 puestos de trabajo en caso de que se cierren todos los chiringuitos.

REEMBOLSO MENSUAL

El Ayuntamiento de Barcelona ya ha iniciado los trámites para devolver la parte proporcional del periodo en que no se pueda abrir y será un reembolso que se realizará mes a mes. Los operadores, por su parte, lo ven insuficiente y quieren reducir las tarifas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.