Envases de metal de la centenaria empresa barcelonesa Cailà & Parés
Envases de metal de la centenaria empresa barcelonesa Cailà & Parés

La centenaria Cailà y Parés, en números rojos por la pandemia

La compañía barcelonesa dedicada a la fabricación de aceites y grasas vegetales se aferra a los préstamos para paliar las pérdidas

Guardar

Cailà y Parés sufre con la pandemia. La compañía barcelonesa, que echó a andar en 1932, registró números rojos consolidados durante el año 2020. La empresa dedicada a la producción y distribución de ácidos y aceites grasos, facturó 44,9 millones de euros en 2020, un 6% más que en 2019, cuando anotó una cifra de negocio de 42,2 millones de euros.

NÚMEROS ROJOS

Según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, el resultado de explotación de la compañía ha sido de 257.000 euros negativos, lo que representa una reducción significativa respecto al año anterior, en el que las cuentas presentaban un beneficio de 383.000 euros.

El vuelco en la cuenta de resultados se debe sobre todo a la planta de cogeneración eléctrica que explota Cailà y Parés. Debido a un cambio regulatorio, dicha planta contabilizó unas pérdidas de 1,2 millones, que han impactado de lleno en el balance consolidado de la empresa. A pesar del déficit, el patrimonio neto del grupo se mantuvo en 21,3 millones.

CRÉDITOS

Para paliar las pérdidas, Cailà y Parés, que cuenta con una plantilla de 65 trabajadores, se aferró a los créditos ICO para generar fondos de contingencia por el impacto de pandemia. La empresa barcelonesa tiene contraídas unas deudas con entidades de crédito de 30 millones, frente a los 26 millones con los que contaba el año anterior.

El Ebitda de la compañía se sitúa alrededor de los 2,6 millones de euros.

EXPORTACIÓN

El negocio centenario, capitaneado por Valentín Cailà, ha incrementado las ventas al extranjero, pasando de los 9 millones de euros a prácticamente 14 millones. En la década de los 80 la compañía barcelonesa aterrizó en Estados Unidos y Canadá, además de otros países de Latinoamérica y a principios de los años 90 llegó al continente asiático con presencia en China y la India.

Fundada en 1932 de la mano de Valentín Cailà y Francisco Parés, la firma inició su actividad con un capital de 50.000 pesetas --300 euros--. 50 años más tarde se trasladaron del Poble Nou a la Zona Franca e incorporaron nuevas actividades empresariales como la destilación de ácidos grasos y la refinación de aceites.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.