El presidente de la Cámara de Comercio de España, Josep Lluís Bonet, rechaza el "boicot" a los productos catalanes y ha apelado a recuperar la normalidad, la convivencia y la concordia en Catalunya, en una declaración institucional de esta entidad.

La Asamblea General de las Cámaras de Comercio de España se ha celebrado este jueves en Barcelona, en el marco de la MedaWeek, como un gesto de "solidaridad y apoyo" a las empresas catalanas. Según Bonet, en el conjunto de España, la mayoría de empresas tienen una gran preocupación por lo que ha pasado Catalunya y desean estrechar lazos.

Bonet ha apuntado que la "inestabilidad y la falta de seguridad jurídica" han obligado al cambio de sede social de unas 2.500 empresas, que no querían irse de Catalunya, lo que supone un "impacto muy negativo para la economía y el bienestar de Catalunya", y "lo que es malo para Catalunya es malo para España".

El también presidente de la Fira de Barcelona cree que la senda constitucional y estatutaria ha sentado las bases para recuperar la estabilidad y la seguridad jurídica y ha abogado por volver cuanto antes a la normalidad y devolver la confianza en las empresas e inversores para que puedan seguir trabando en Catalunya.

INDICIOS DE BOICOT

Aunque Bonet ha asegurado que hay "indicios de boicot" a las empresas catalanas porque hay gente que dice que lo va a hacer, habrá que esperar hasta el final de la campaña para valorarlo y ver si realmente la gente lo ha hecho o no. Sin embargo, ha señalado que, hasta ahora, las cifras no muestran ningún elemento que permita pensar en que el boicot va a tener una gran incidencia y que, en concreto, en Freixenet, empresa que él preside, no ve que vaya a tener "consecuencias graves".

Ha destacado que octubre ha sido un mes "malo" para la actividad comercial, pero que, con la entrada en vigor del artículo 155 de la Constitución, parece que el mes de noviembre mejora. En un acto reciente, Bonet dijo que la aplicación del 155 era bueno para Catalunya y los empresarios y subrayó que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha jugado limpio

Bonet ha asegurado que los gobernantes que salgan del 21-D van a ir por una "senda constitucional y estatutaria" y que, en el caso de que no fuera así, sí que se produciría una "desbandada" de empresas.

Para Bonet, la marca Barcelona no está muerta, pero si seguimos de la manera que vamos "tiene posibilidades de morir", y ha pedido una reflexión profunda para impedir que esto ocurra, porque hasta hace dos meses la ciudad jugaba en la Champions y ahora ya no lo hace.

En este sentido, ha asegurado que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, según sus siglas inglesas) no ha venido a Barcelona porque el "procés" ha conllevado una "inestabilidad" que no se ve bien desde fuera, "es una perdida de confianza y reputación muy nefasta, esto es lo que hay que recuperar.