ARCHIVADO EN:

Los gimnasios esperan con ansias poder abrir en cuanto la situación se normalice. Así lo expresan al menos los responsables de las principales cadenas de Barcelona, y se muestran optimistas respecto a las fechas. Quieren salir cuanto antes del actual panorama. Y es que la mayoría de centros deportivos de la ciudad han tenido que presentar un ERTE por culpa del estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus. 

"Esperamos abrir a principios de junio", pronostican desde la cadena de gimnasios DiR. "Las primeras previsiones son la segunda quincena de junio", dice Rafael Cagigos, director del Metropolitan Balmes.

EL GIMNÀS SOCIAL SANT PAU, TOCADO

Menos optimista se muestra Ernest Morera, que se encarga de la dirección de relaciones ciudadanas del Gimnàs Social Sant Pau. Él cree que el sector del ocio y el deporte, y en particular los clubes de fitness, serán los últimos en abrir porque son lugares de mucho contagio.

El Gimnàs Social Sant Pau ya estaba en una delicada situación económica (hace poco menos de un año estuvo a punto de cerrar por este motivo y ahora estaba a la espera de un recurso para evitar el desahucio) antes de la pandemia del coronavirus y ésta se ha convertido en una grave complicación más en su ajetreada vida.

"Ahora nuestra situación económica es dramática. De momento, estamos buscando las energías para contrarrestarla con formas de financiación que puedan hacer frente a los gastos estructurales que seguimos teniendo aunque la actividad esté parada", dice Morera.

ACTIVIDADES ONLINE

"Hay mucha incertidumbre, estamos llevando a cabo una gestión especial de la caja, con un control muy alto de los gastos, y hemos hecho una contracción muy severa del presupuesto en resultados", explica Cagigos, de la cadena Metropolitan. "Durante el tiempo que estemos cerrados poco podremos hacer para mejorar la situación económica", exponen fuentes del DiR.

Imagen de la recepción del gimnasio DIR Diagonal
Imagen de la recepción del gimnasio DIR Diagonal

Mientras tanto, las dos cadenas de gimnasios están impulsando centenares de actividades y clases online para que sus clientes puedan seguir haciendo deporte desde casa. En el caso del DiR, su plataforma 'DiR a casa', creada especialmente para este periodo de emergencia sanitaria, ha registrado 26.000 usuarios en dos semanas.

Por otro lado, hasta ahora el Sant Pau no había podido seguir ofreciendo las 50 duchas diarias a personas sin hogar porque ha tenido que permanecer cerrado como el resto de centros deportivos.

"Por suerte, volveremos a abrir el servicio de duchas y ampliaremos el reparto de ropa y el servicio de comedor. Paralelamente, cederemos unos espacios a la la red de soporte mutuo de vecinos del Poble Sec y El Raval para que puedan hacer la recogida de ordenadores que se repartirán entre los estudiantes más necesitados", explica Morera.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.