El olor y la textura. “Es sentir el elemento” lo que a Carla Busquets le llevó a apostar por su negocio de papel. En contra de lo que marcan las tendencias virtuales, Carla ha abierto La Frivé en la plaza de Les Palmeres de Sant Andreu. Un pequeño taller/tienda cargado de mucho trabajo artesanal. A pesar de que España tiene un calado histórico muy potente del trabajo artesanal, “no se valora ni se fomenta como sucede en el norte de Europa”, asegura la artista. Aún así, la joven ha decidido abrir el negocio después de pensárselo durante mucho tiempo. El local lleva funcionando un mes pero Carla ya ha tenido tiempo para exponer una colección de cuadros de papel con motivos marinos. El 10% de la venta de cada pieza del conjunto lo destina a la Fundación CRAM para al recuperación de la fauna marina en el Mediterráneo.

Pop-up sobre el mar expuesto en La Frive / AROA ORTEGA
Medusa pop-up con papel cebolla / AROA ORTEGA

Al principio, “pensaba que Poblenou sería un buen lugar para abrir mi taller para trabajar cerca de otros profesionales artesanos y porque ya es un circuito artístico pero yo quería enfocar el negocio  para las familias, en forma de talleres extraescolares y me decidí por Sant Andreu”, comenta Carla. Un barrio que también cuenta con algunos espacios de producción artística muy activos, así como la Fabra i Coats o la Nau Bostik, destinado a la innovación artística urbana.

En cuanto a la hibridación artística que está de moda, Carla se presta a la combinación de su trabajo artesanal con otras artes de tipo digitales. En lo que se refiere a la industria de pop ups, Carla lamenta que aquí no esté tan desarrollada como en Francia o en Inglaterra, donde impulsan concursos, premios e incluso hay editoriales especializadas. Pese a que Carla no es ilustradora, valora mucho el trabajo de dibujantes locales. Carla ha realizado trabajos por encargo pero cuando puede, intenta crear piezas más personales. Su sueño es convertirse en un referente en el barrio para actividades familiares, talleres extra escolares de manualidades en inglés y proveedora de papeles estampados. También aspira a participar en ferias y acontecimientos relacionados con el sector.

Papel pintado al agua. Taller de La Frive / AO
Estampados de papel pintados al agua en La Frive / AO

Cuatro años de formación en restauración en Inglaterra y un año en Canadá, además de su experiencia laboral en la reparación de libros se han traducido en La Frivé de Sant Andreu, una start up que se concede hasta tres años para consolidarse. Ahora, está buscando amistades de negocio, dándose a conocer con la campaña navideña creando postales y pop ups (móviles de papel) que expone en una vitrina vintage. Un mueble donde exhibe con cariño dos réplicas de encuadernaciones antiguas. La primera, del siglo VIII, de estilo carolingio y la segunda con pergamino y cosido de la época.  Dos muestras del trabajo minucioso que se requiere para elaborar algunas libretas que tiene a la venta en su taller. Además, la joven artista ha retomado la tradicional encuadernación copta (egipcio) y el estampado 'suminagashi' (japonés), dos técnicas centenarias con las que  Carla crea libretas con portadas propias, es decir, con papel estampado por ella misma siguiendo un método profesional quecombina el agua y la pintura.

Historia en pop up y encuadernaciones coptas
Historia pop-up y encuadernaciones artesanales / AO

Delante de una profesional del papel, Metrópoli Abierta pregunta cuál es la fórmula ideal para cuidar los libros de papel y Carla recomienda encargarlo a un profesional el cual puede restaurar los libros más antiguos. A nivel doméstico, la artista recomienda no guardar los libros en zonas húmedas y protegerlos del polvo.