El segmento de población de más de 65 años de edad está en el punto de mira del Ayuntamiento. No por ninguna cuestión especial, sino porque las proyecciones de población tanto en el ámbito europeo como en España, Cataluña y Barcelona prevén crecimientos sostenidos de la esperanza de vida de la población, de manera que ese segmento de mayores continuará ganando peso y relevancia social.

“Actualmente, más del 17% de la población mundial tiene más de 55 años y el grupo de más de 65 años representará una tercera parte de los europeos en el 2060. Hasta el 2030, el grupo de edad de entre 55 y 69 años crecerá un 34%, mientras que el de más de 70 años lo hará en un 60%. En muchos países, además, las personas que envejecen disponen de una riqueza y bienestar superiores a la media y un poder adquisitivo que se calcula que aumentará un 5,1% hasta el 2021”. Son cifras y datos que maneja el Ayuntamiento de Barcelona, por lo que la gerente de Política Económica y Desarrollo Local, Sara Berbel, ha encargado un informe, mediante concurso, para disponer de una radiografía exacta de la población de mayores que conforman lo que se llama la Silver Economy.

SUBE EL GASTO MEDIO DE LOS JUBILADOS

Sólo en Cataluña, dice el Ayuntamiento, “el gasto medio anual de los jubilados ha aumentado un 4,6% los últimos 5 años. Una cifra a tener en cuenta atendiendo a que el 30% de la población catalana tendrá más de 65 años en el 2050. En este contexto, adquiere relevancia la llamada economía silver, que da respuesta a las necesidades específicas y las oportunidades económicas derivadas del envejecimiento de la población en ámbitos como la salud, la calidad de vida o la asistencia”.

Para el consistorio barcelonés es de gran interés, pues, “el análisis de las implicaciones del envejecimiento de la población de Barcelona, tanto en lo referente a su dimensión social como de cada al ecosistema empresarial y la creación de puestos de trabajo de calidad, con el objeto de alcanzar el pleno despliegue de las potencialidades que para la ciudad representa este segmento de población”.

UN CONCURSO REÑIDO

De ahí que los responsables municipales hayan decidido sacar a concurso un estudio que analice el conjunto de las empresas y entidades que dan servicio a este sector de gente mayor “y las potencialidades de cooperación que pueden establecerse entre los diferentes agentes que trabajan para la gente mayor”.

El concurso, al que se presentaron cinco empresas, fue ganado por Idom Consulting Engineering Architecture, del grupo Idom, que se embolsará 48.424,10 euros. No fue la oferta más económica (una de sus oponentes presentó una oferta más barata), pero sí la más ventajosa “en términos de calidad-precio”, según el acta de la mesa del concurso.

RADIOGRAFÍA DEL MERCADO

El estudio ha de realizar un “mapeo de todo el tejido económico y empresarial (desde empresas de producto, canal de distribución, empresas de servicios, asociaciones y otras entidades en general) que se dirige al segmento de mercado de los seniors o de la llamada silver economy”. Además, debe realizar una identificación y definición de los segmentos estratégicos del sector e identificar al mismo tiempo “los principales retos estratégicos de los segmentos definidos, así como las principales tendencias de tipo empresarial a tener en cuenta en este ámbito, tanto a nivel local como internacional”.

El trabajo debe incluir, asimismo, recomendaciones respecto a los segmentos de negocio que se han de trabajar en el futuro, estableciendo criterios para su priorización y “un listado de oportunidades económicas a trabajar que permitan generar un empleo de calidad y una mejora de los agentes económicos de este sector”.

CONSEJOS PARA EL AYUNTAMIENTO

Por último, ha de incluir “un apartado final con un dossier de herramientas e instrumentos (políticas públicas) que se podrían impulsar desde la Administración local para acompañar, impulsar, fortalecer o acelerar el desarrollo de este sector tan estratégico para la ciudad”.

La metodología del informe debe analizar en profundidad las fuentes estadísticas, registros públicos y estudios disponibles sobre este sector económico. Además, ha de incorporar un mínimo de 12 entrevistas en profundidad con empresas de la cadena de valor del negocio senior, un mínimo de 5 entrevistas con otros agentes (como empresas de perfil social, cooperativas o entidades sin ánimo de lucro) y construir una base de datos de empresas con sus principales datos (han de incluir facturación, trabajadores o persona de contacto, por ejemplo) para que el equipo directivo del Ayuntamiento pueda presentar propuestas para la potenciación del sector.

Se trata, en definitiva, de prever los retos principales de este sector económico para, a partir del estudio, definir los criterios de prioridad, los principales retos transversales identificados en el sector y aplicar instrumentos o herramientas de desarrollo para potenciar el mercado en el futuro.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.