El Gobierno de Ada Colau consuma su persecución contra Idealista. El Ayuntamiento de Barcelona ha sancionado con 90.000 euros al portal web y a la agencia inmobiliaria que publicó un anuncio el pasado verano donde había un comentario que el propio consistorio tachó de discriminatorio.

Esta multa llega después de que la institución liderada por Ada Colau haya calificado a la compañía de agencia inmobiliaria, demostrando así una alarmante ignorancia sobre la plataforma, ya que los recursos de la empresa nunca se vinculan ni a transacciones cerradas ni a contactos realizados.

En un comunicado en su página web, Idealista ha lamentado esta sanción, que consideran inexplicable, y ha anunciado que la recurrirá ante los tribunales. 

ANUNCIO

La denuncia, del pasado mes de diciembre, surgió de un anuncio publicado en el portal, en el que se buscaban "estudiantes" españoles. Desde Idealista se han desmarcado de manera absoluta de cualquier tipo de "discriminación por cualquier motivo, especialmente los relacionados con nacionalidad, raza, religión, sexo, orientación sexual y/o político".

El anuncio que el Ayuntamiento utilizó para sancionar a Idealista no fue incluido en el expediente incoado en diciembre. Ningún organismo, incluido el propio consistorio, comunicó la supuesta ilicitud del anuncio publicado en verano de 2019 ni solicitó su retirada antes de proceder a un expediente sancionador y filtrar su contenido a los medios de comunicación. 

Respecto al contenido de las publicaciones, el director ejecutivo de Idealista, Fernando Encinar, asegura que "un equipo revisa continuamente los anuncios, unos 1.000 diarios", pero "se puede colar alguno porque la palabra español no se contempla en los algoritmos como palabra discriminatoria". Además, de los "600 usuarios" que vieron el anuncio, ninguno lo reportó.

NORMATIVA DE VIVIENDA

Según el Ayuntamiento, Idealista es responsable de incumplir con la normativa de vivienda de Cataluña. Para justificarlo señalan algunas afirmaciones erróneas, como considerar a la compañía un agente inmobiliario, y al mismo tiempo incurre en contradicción al reconocer que la empresa es un prestador de servicio de la sociedad de información, es decir, lo que realmente es.

Basándose en esta última consideración, Idealista no está sujeta a la normativa por la que ha recibido la sanción. 

'ESCRACHE SISTEMÁTICO'

Tras la resolución que multa a la compañía con 90.000 euros, Encinar explica que “el equipo de Ada Colau ha promovido una campaña de desprestigio contra idealista", al intentar desacreditar a la empresa "tergiversando la realidad de los hechos".

En este sentido, afirma que "es evidente cuál es el papel de Idealista como plataforma y cómo se ha utilizado este desafortunado caso para hacer acusaciones gravísimas de racismo y xenofobia". Además, el director ejecutivo y portavoz de la compañía teme que "habrá más intentos", afirmando que seguirán "sufriendo el escrache sistemático del Ayuntamiento de Barcelona".

Por todo ello, Encinar no duda en que "esto no va de anuncios con comentarios supuestamente racistas", sino de "una campaña para desacreditar a una compañía que lleva más de 20 años generando empleo en Barcelona y que es el punto de encuentro de los que quieren resolver su necesidad inmobiliaria". Además, Idealista ha resaltado en su página web su compromiso con la defensa de los derechos humanos, lo que ha sido reconocido con diversos premios. Entre ellos, destacan el premio Transexualia, el premio Baeza Diversa o el premio QPrize 2019.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.