Barcelona reúne una serie de atractivos difíciles de igualar para cualquier persona que quiera disfrutar de una ciudad cosmopolita, con buen clima, playa, ocio nocturno y precios todavía por debajo de otras grandes urbes europeas como Londres o París. Sin embargo, está perdiendo peso en los rankings económicos internacionales.

Un informe de Price Waterhouse Cooper sobre el atractivo de las inversiones inmobiliarias señala que la capital catalana ha perdido mucho peso y pasa del puesto 11 al 27. La principal causa aducida por los participantes en la encuesta es la inseguridad generada en Barcelona por las “tensiones secesionistas".

CRECIMIENTO DE CIUDADES A COSTA DE BARCELONA

La caída de Barcelona ha provocado un efecto contrario en otras ciudades peninsulares, que se han beneficiado de ello, como son Sevilla, Valencia, Bilbao, Málaga y, principalmente, Lisboa, que encabeza el ranking. Algunos inversores reconocen abiertamente que han desviado su mirada de la capital catalana a la portuguesa.

No es sorprendente que la inestabilidad política permanezca en la mente de los inversores, señala PwC. "Tenemos un crecimiento muy saludable en nuestras inversiones de oficina allí", dice un jefe de REIT. "Sin embargo, creo que hay algunas nubes en el horizonte porque la gente está preocupada por las tensiones secesionistas", añade.

ATRACCIÓN DE TALENTO EMPRESARIAL

Paralelamente a la caída de las perspectivas de la inversión inmobiliaria, Barcelona también pierde peso para atraer talento empresarial. Así lo refleja el Global Talent Competitiveness Index (GTCI, Índice de Competitividad de Talento Global) del INSEAD, una prestigiosa escuela de negocios de Fontainebleau, en París (Francia). La capital catalana ha caído en este ranking de estar en el puesto 20º en 2017 al 49º este año.

El estudio señala que ha empeorado la calidad de vida en Barcelona, ha aumentado la contaminación, ha descendido el número de matriculaciones en sus universidades, las cuales han perdido repercusión internacional, así como ha empeorado el nivel de seguridad.

Eso sí, no todo es negativo para el GTCI, que refleja una mejora en el gasto en I+D, destaca el posicionamiento de las empresas barcelonesas en la lista Forbes Global 2000 o el crecimiento PIB per cápita.

COMPARACIÓN CON MADRID

La posición de Barcelona contrasta con la de Madrid, que en ambos rankings aparece muy por delante de la capital catalana. La ciudad mesetaria es la 23ª en la atracción de talento y la cuarta posición en la de interés para los inversores inmobiliarios.