ARCHIVADO EN:

El grupo barcelonés Olivia, propiedad del empresario Manuel Valderrama Blanca, tiene al día de hoy clausurados tres de sus cinco hoteles debido a la ausencia casi total de turistas. La cadena incluye dos instalaciones en el centro de Barcelona: el Olivia Balmes, en la confluencia de dicha calle con Provença, y el Olivia Plaza, en el lado mar de plaza de Cataluña, entre La Rambla y Portal de l’Àngel. El alojamiento se ubica en el inmueble que ilustra este artículo.

Valderrama también explota el Cava & Hotel Mastinell, en Vilafranca del Penedès, ubicado en unas bodegas propias, el Bonanza Park y el Palace Bonanza Playa, ambos en Palma de Mallorca.

INVERSIONES EN PORTUGAL

Los dos hoteles del Grupo Oliva abiertos actualmente son el Balmes y el Mastinell. Según informan en Olivia, mañana viernes 30 de abril está prevista la reapertura del Plaza. Los de Mallorca siguen con la persiana bajada y por ahora no tienen fijada fecha para entrar en servicio.En 2019 la red Olivia invirtió cerca de 30 millones en un establecimiento en Portugal, todavía pendiente de estreno.

Los orígentes del grupo turístico se remontan a la empresa Climava, fundada a finales de los años setenta en Viladecans por Valderrama para dedicarse a instalaciones eléctricas de frío y calor. Climava posee una filial en Hungría que aborda la misma actividad. En conjunto, este negocio aporta una facturación de 15 millones de euros.

Olivia también posee una pequeña bodega, Heretat Mas Tinell, de Vilafranca del Penedès. Su volumen de ventas es modesto y registra pérdidas desde la fundación. Las cosechas sirven sobre todo para abastecer a la propia cadena de alojamientos.

MEDIDAS CONTRA EL VIRUS

El plato fuerte del grupo Valderrama son sus hoteles Olivia, que antes del coronavirus facturaban 33 millones de euros. El estallido de la pandemia obligó a la dirección a tomar medidas drásticas. La primera de ellas fue la presentación de expedientes de regulación temporal de empleo para el 75% de la plantilla de Climava y para el 99% de los empleados de los hoteles. Entre ambos renglones acogen a 340 trabajadores.

Asimismo, solicitó créditos a los bancos por 8,2 millones de euros con un periodo de carencia para la devolución. Por último refinanció un préstamo de 14 millones de euros y, de paso, aprovechó para pedir a las entidades financieras la concesión de 11 millones de euros adicionales.

PATRIMONIO INMOBILIARIO

El grupo Olivia entero, incluyendo las actividades instaladoras y las hoteleras, está gestionado por la compañía holding Electroclimava. Su cuartel general se encuentra en la avenida Generalitat del municipio barcelonés de Viladecans.

Las magnitudes económicas de Electroclimava son las siguientes. Con arreglo a las últimas cuentas disponibles, relativas a 2019, los activos consolidados se elevan a 132 millones, de los que 27 millones corresponden al valor contable de los edificios hoteleros. El coste histórico de éstos alcanza los 125 millones.

RESULTADOS

El grupo facturó 48 millones, registró un flujo de caja de 10 millones y declaró unos beneficios netos de 5,2 millones. Las deudas suman 57 millones. Corresponden en su mayoría a hipotecas que gravan los bloques hoteleros.

El pasivo ha engordado en 2020 por las nuevas facilidades concedidas por la banca. Los fondos propios están cifrados en 66 millones. De ellos, el capital aportado por el fundador Manuel Valderrama y sus socios se limita a 600.000 euros.

Electroclimava está dominado por Valderrama, titular del 75%. Su esposa Rosa María Lombarte Sisteró posee el 10%; sus hermanos María Luisa y Emilio Valderrama Blanca tienen el 5% cada uno; y por último, es de citar a Gisela Valderrama Lombarte, una de los tres hijos del matrimonio, 5%. El consejo de administración lo componen todos los citados, más Olivia Valderrama Lombarte.

OLIVIA CONTRA COLAU

Manuel Valderrama denunció en 2017 el polémico plan hotelero Peuat lanzado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Poco después de llegar a la plaza de Sant Jaume, Colau aprobó una moratoria de licencias hoteleras. La medida significó la prohibición fulminante de 35 hoteles previstos, que habrían supuesto la inversión de cientos de millones de euros y la creación de varios millares de puestos de trabajo en Barcelona.

Uno de los afectados fue Grupo Olivia, que proyectaba un hotel junto al Palau de la Música. Valderrama presentó recurso y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña tumbó el Peuat de Ada Colau. El Ayuntamiento de la Ciudad Condal ha recurrido la sentencia ante el Tribunal Supremo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.