Dos hombres suizos de unos 30 años han violado, presuntamente, a una joven belga de 22 años en la playa del Somorrostro de la Barceloneta. Los hechos han tenido lugar la madrugada del jueves, sobre los 04.30 horas. Los dos agresores fueron detenidos por la Guardia Urbana y se les imputa un delito de agresión sexual.

Fuentes de la Guardia Urbana han relatado a Metrópoli Abierta que los presuntos agresores conocieron a un grupo de chicas belgas en la discoteca Opium. Según la versión que la chica dio a la policía, los turistas suizos ya la habían intentado agredir en el lavabo del establecimiento.

EN ESTADO DE 'SHOCK'

Las mismas fuentes policiales han explicado que la chica belga se fue sola y asustada de la discoteca Opium. Los dos turistas suizos la siguieron y se la llevaron a la playa, donde presuntamente la violaron simultáneamente. La policía ha asegurado a este medio que la violación fue oral y vaginal. Los dos hombres abandonaron a la joven en la arena. Sus amigas salieron del local para buscarla y la encontraron en estado de shock en la misma playa. 

Los agentes de la Guardia Urbana acudieron hasta la discoteca Opium por un hurto y allí se encontraron con los Mossos d'Esquadra que estaban investigado el caso del robo. Los policías locales decidieron patrullar por la playa en lugar de regresar a la comisaría. Una de las chicas vio a la patrulla de la Guardia Urbana, que estaba en el paseo Marítim, la llamó y explicó a los agentes lo que había sucedido. 

LOCALIZADOS EN OPIUM

Junto a las amigas, los agentes intentaron localizar a los presuntos agresores por la zona de las playas. Cuando ya estaban a punto de tirar la toalla, los guardias urbanos propusieron regresar a la discoteca Opium. Explicaron al personal de seguridad del local que buscaban a dos hombres por un delito penal. Uno de los vigilantes entró en el establecimiento con dos amigas de la agredida. En el interior de Opium encontraron por separado a los dos violadores, que fueron invitados a salir fuera del local, primero uno y después otro, y fueron detenidos por la policía ya en la calle, han relatado fuentes de la Guardia Urbana.

Los dos turistas suizos han sido puestos a disposición de los Mossos d'Esquadra, el cuerpo que lleva la investigación del caso. Los agentes les imputan un presunto delito de agresión sexual. Tras la agresión sexual, los servicios de emergencia activaron los protocolos por violación y trasladaron a la chica al Hospital Clínic, donde fue atendida. Posteriormente, fue trasladada hasta una comisaría de la policía autonómica para cursar una denuncia.