Ada Colau se ha puesto entre ceja y ceja sacar las motos de las aceras. A lo largo de 2018, el gobierno municipal ha llevado a cabo una campaña para combatir la "excesiva" presencia de motos en estas zonas de uso peatonal. Otros objetivos que se perseguían con la campaña es crear más estacionamientos en calzada y fomentar el uso de aparcamientos subterráneos. Uno de los distritos en los que se ha actuado yque ya ha hecho balance es Sarrià-Sant Gervasi.

Según el Ayuntamiento, en el distrito se han detectado seis grandes puntos de conflicto. Se trata de la calle de Tuset, Travessera de Gràcia (entre Via Augusta y Aribau), la esquina del paseo de Manuel Girona con la calle de Eduardo Conde (donde se encuentra la clínica CIMA), la confluencia de la calle de Horacio con la de Munner, la calle de Marià Cubí y la de Laforja (entre Via Augusta y Balmes), y la calle de Sant Gervasi de Cassoles (delante de la biblioteca Joan Maragall).

NUMEROSAS DENUNCIAS

En estos puntos la presencia de motocicleta era conflictiva porque las aceras son estrechas, la proximidad de centros escolares o sanitarios y la presencia en las inmediaciones de calles de plataforma única en las que tienen prioridad los peatones. El distrito asegura en una nota que "el estacionamiento inadecuado en las aceras" se ha reducido considerablemente, aunque en algunos casos la "presión" se ha trasladado a otros puntos. Las actuaciones se han saldado con "numerosas denuncias por parte de la Guàrdia Urbana", pero el consistorio no concreta el número.

Los motoristas de la ciudad se sienten perseguidos y el pasado 2 de diciembre se manifestaron contra la política de movilidad del consistorio. Según los convocantes de la manifestación, la campañas municipales han intentado criminalizar a los motoristas.  La Agrupación Motera Catalana (AMC) y la Unión Motera Internacional (IMU en sus siglas en inglés) quieren que el Ayuntamiento  rectifique en sus políticas de restricción de circulación y aparcamiento de las motos en la ciudad y adopte medidas destinadas a facilitar la circulación de las motos.