Los vecinos del distrito de Sarrià-Sant Gervasi denuncian el ninguneo del Ayuntamiento de Barcelona ante los problemas de inseguridad, de falta de limpieza del espacio público o de la petición de tener más equipamientos para los distintos barrios, entre otras cuestiones.

Por si fuera poco, la alcadesa, Ada Colau, usó el pasado viernes la sede del distrito para, a parte de realizar la reunión del Consejo de Gobierno, hacer un acto de su partido, Barcelona en Comú. Y es que la primera edil solo se reunió el 17 de enero con los miembros de la asamblea de los comunes de Sarrià y con una asociación de mujeres maltratadas. Por contra, Colau no se quiso ver con ninguna asociación de vecinos del distrito.

¿LA ALCALDESA DE LA GENTE?

La propia Colau difundió el encuentro a través de su cuenta de Twitter. "Un gusto poder debatir con calma con la asamblea de Sarrià en Comú sobre el contexto político, la ciudad y el distrito. Tenemos muchos desafíos por delante y la enorme responsabilidad de seguir haciendo de Barcelona un referente de ciudad abierta, diversa y feminista", dijo. 

Distintas voces de las siete Asociaciones de Vecinos existentes en este distrito situado en la parte alta de la ciudad afirman que ninguna de ellas sabía que el equipo de gobierno municipal hizo dicha reunión.

Es decir, que ni Colau ni nadie de su equipo tuvo el decoro de avisarles que se iba a producir este acto político, que se hace de forma rotatoria en cada uno de las sedes de los distritos de la ciudad, en los días previos. Metrópoli Abierta ha preguntado al Ayuntamiento para conocer su versión de los hechos pero no ha obtenido respuesta alguna por parte del entorno de la alcaldesa.

SORPRESA ENTRE LAS AAVV DE LA ZONA

Este hecho ha producido cierta perplejidad entre este colectivo de personas, que desde el año pasado se unieron y formaron la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del distrito de Sarrià- Sant Gervasi.

El paseo de la Bonanova, uno de los lugares de Sarrià- Sant Gervasi con más tráfico de personas en los días laborables / HF
El paseo de la Bonanova, uno de los lugares de la zona con más tráfico de personas entre semana / HF

Josep Maria López Ciré, actual presidente de la Asociación de Vecinos de Sant Gervasi de Cassoles, afirma que ninguna AAVV integrada en la Coordinadora tenía invitación para asistir a la visita de la alcaldesa, hecho que, según él, “sorprendió mucho a todos". Eso sí, cree recordar que sí que se produjo una reunión el año pasado con el equipo de gobierno pero, que si se produjo, fue con el anterior presidente de la organización vecinal. Él ostenta el cargo desde hace unos pocos meses.

DE INCÓGNITO POR SARRIÀ

En un sentido parecido, Miquel Saumell, portavoz de la AAVV de Sarrià, afirma que ellos no pidieron ningún encuentro con la alcaldesa pero, eso sí, como han hecho otras asociaciones expresan su sorpresa por el hecho que viniera allí "medio de incógnito".

Aunque Saumell especifica que con el equipo de gobierno del distrito se reúnen "a menudo: la última vez, el pasado miércoles 22".

COLAU PASA DE LES TRES TORRES

En una línea más dura se expresa el presidente de la AAVV de les Tres Torres, Luis Tusell. En una conversación con este medio, el periodista barcelonés explica que él mismo se personó en la sede del distrito cuando se enteró de la reunión a muy última hora. Eso sí, cuando llegó allí, Colau pasó de él poco después de saludarle.

Luis Tusell, presidente de la Asociación de Vecinos de Tres Torres / RP
Luis Tusell, presidente de la Asociación de Vecinos de Tres Torres / RP

Tusell detalla que fue a la sede en persona porque hace mucho tiempo que quieren reunirse con el Ejecutivo local. “Lo hemos pedido por escrito al Ayuntamiento y también por Twitter”, dice este vecino. Al no obtener suerte por estas dos vías optó por hacerlo cara a cara. Tampoco funcionó esta vez.

“SECTARISMO Y POPULISMO”

“Es un tipo de alcaldía sectaria y populista. No reunirse con nosotros es prescindir del activismo de barrio que ella tanto defiende”, sostiene el líder de esta organización vecinal. Según él, Colau “no disimula” que el distrito no entra en su plan de gobierno.

Además, Tusell se pregunta cómo quiere Colau tener buenos resultados electorales en Sarrià- Sant Gervasi, “si somos el distrito con la menor inversión”. “Ni le interesa mejorar resultados aquí. Es el pez que se muerde la cola”, concluye.

LA INSEGURIDAD, EL PRINCIPAL PROBLEMA

Con el objetivo de recoger más puntos de vista, Metrópoli Abierta ha hablado esta semana con otros vecinos y comerciantes de esta zona de la capital catalana, para saber cuáles son sus mayores preocupaciones en la actualidad.

Por ejemplo, Anna, copropietaria de una tienda que vende productos de electricidad, pide al gobierno municipal “más seguridad y más limpieza. No se ve mucha Guardia Urbana por aquí”, indica.

Anna, copropietaria de una tienda de electricidad / D.F.
Anna, copropietaria de una tienda de electricidad / D.F.

En un sentido parecido se expresa Andrés, que trabaja en una tienda de venta y reparación de motos. Según indica, los comerciantes del barrio están “preocupados” porque los hurtos a comercios van en aumento desde hace varios meses. “Nos han robado de todo varias veces: el portátil, dos móviles, etc. Y más de una vez”, comparte resignado el joven.

LA FALTA DE LIMPIEZA, OTRO FOCO DE ATENCIÓN

Por su parte, Bàrbara, propietaria desde hace catorce años de una tienda de complementos para mujer en la plaza Bonanova, se queja de la problemática existente con un grupo de okupas que se han adueñado de un local abandonado en la calle Sant Joan de la Salle, muy cerca de donde trabaja ella.

“Provocan suciedad, ya se ve a primera vista. Y nadie hace nada”, se lamenta. También confirma el incremento de problemas de inseguridad en el distrito, aunque en su tienda de ropa, por suerte, aún no le han entrado.

Sandra, dueña de un restaurante en Sant Gervasi / DF
Sandra, dueña de un restaurante en Sant Gervasi / DF

Mientras que por otro lado, Sandra, dueña de un restaurante, afirma vivir “en un barrio tranquilo” pero sí ha oído que en otros comercios de la zona se han producido robos, especialmente por la noche.  

NOSTALGIA DE UN PASADO NO MUY LEJANO

Tomás González, que tiene una papelería de su propiedad en la calle Muntaner (cerca de Ronda General Mitre), asegura que percibe “más robos en pisos que no en comercios. Especialmente allí donde viven ancianos”, especifica González.

Tomás González propietario de una papelería / DF
Tomás González propietario de una papelería / DF 

Pero este comerciante tira de nostalgia para continuar con su argumentación. “Hay más sensación de inseguridad y las calles están más sucias. Esto se empezó a notar cuando dejaron de gobernar los socialistas”, afirma, haciendo referencia al cambio de alcaldía en 2011 cuando salió Jordi Hereu (PSC) y entró Xavier Trias (ex CiU, ahora JxCAT).

PASAN A LA ACCIÓN

Finalmente, Alicia, dueña de una tienda de ropa, advierte problemas con “los amos de los perros que no recogen los excrementos de sus mascotas de la calle y la falta de seguridad. Para esta última cuestión, asegura tener un chat entre comerciantes del barrio “para avisarnos cuando le entran a alguno de nosotros”.

En definitiva, ya sean vecinos individualmente o de forma colectiva denuncian la inacción del actual gobierno municipal, que parece no escuchar los distintos problemas por los que atraviesa el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.