Los padres de niños que van al Liceo Francés, considerado como uno de los colegios más pijos de Barcelona, se han levantado contra la dirección del centro por la mala calidad educativa y por el empeño de los responsables de cobrar a las familias los 1.700 euros que cuesta el trimestre a pesar de que la escuela está cerrada.

Según avanza Crónica Global, cerca de 400 familias denuncian que los estudiantes casi no reciben clases online. "Mi hijo que está en primaria, solo recibe una hora de clase a la semana", relata una madre. En muchos casos, el centro se limita a mandar fichas para obligar a los alumnos a que las rellenen por insistencia de los progenitores.  

OTROS CENTROS REBAJAN CUOTAS 

Las familias critican que el centro, muy arraigado en Barcelona y que cuenta con prestigiosas familias en su nómina de expadres de alumnos (Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina; los Palatchi; los Puig; Artur Mas o Joan Laporta), se opone a la rebaja de cuotas, a pesar de que hay personas que también se han visto afectadas por la crisis económica.

El centro se ampara en su negativa a cobrar menos por el trimestre, según relatan algunos padres a Crónica Global, en que pertenece a la AEFE (Agencia para la enseñanza francesa en el extranjero), pero algunos centros con iguales características que el Liceo Francés sí que han rebajado los importes trimestrales, afirman varias familias. Éste sería el caso del Collège Ferdinand de Lesseps, por ejemplo, que ha rebajado la cuota un 20%.

El conflicto podría acabar en los tribunales si el director del centro, Dominique Duthel, no cede. El precio total que las familias deben pagar por todo un curso en el Liceo Francés entre 5.200 y 5.700 euros. Por ahora, el director se ha negado a una rebaja general y solo estudiará si hay familias que pueden haber sufrido una rebaja de ingresos por la pandemia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.