Una década después de su paralización, este sábado se retoman las obras de construcción de la L9 del metro en la estación de Mandri. Los trabajos consistirán en el cubrimiento parcial del pozo de la futura estación, lo que provocará afectaciones en la movilidad de la zona.

Los trabajos en la parada de Mandri se prolongarán durante unos 14 meses. Se espera que puedan estar acabados en la primavera de 2022. Como consecuencia del inicio de la reforma, la acera del lado Llobregat y el carril que circula en sentido mar serán ocupados por la remodelación. El presupuesto es de unos cuatro millones de euros.

TRASLADO DE PARADAS DE BUS

En Mandri únicamente quedará un carril por circulación [ver aquí la información municipal]. La construcción también comportará la anulación de paradas de motos y del área azul y el traslado de una parada de bus -V13 y N8-, aunque las líneas no se desvían.

El domingo las afectaciones llegarán al paseo de la Bonanova. Se anulará el uso de la acera y del carril del lado mar, lo que hará que en la calle queden abiertos tres carriles de circulación, uno en sentido Besòs y dos en sentido Llobregat. También se traslada una parada de bus -70, 123, H4, V11 y N8-, pero las líneas tampoco se desvían.

MÁS DE 5.900 MILLONES

Las obras de la L9 en su tramo central -entre Sagrera y Zona Universitària- se paralizaron en 2011, en plena crisis económica. Las primeras estaciones que se espera que entren en funcionamiento sean las de Lesseps, Guinardó, La Sagrera y Sagrera-AVE en 2026. La de Mandri, entre otras, lo haría en 2027.

El coste de la obra sobrepasa ya los 5.900 millones de euros. Este año se reiniciará también la perforación de los cuatro kilómetros de túnel pendientes.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.