El Funicular de Vallvidrera volverá a entrar en funcionamiento el próximo lunes tras la renovación de su sistema de control y después de que se hayan llevado a cabo otras obras y operaciones de mantenimiento.

El servicio de funicular, que facilita la movilidad en el barrio de Vallvidrera, fue interrumpido el pasado 11 de julio, por lo que el recorrido se ha estado cubriendo de manera alternativa con autobuses y taxis, respetando los horarios de servicio.

1,1 MILLONES

Entre las operaciones que se han llevado a cabo este verano, se encuentra la sustitución del sistema de control del funicular, que monitoriza y controla en tiempo real la posición de los coches, la velocidad, el acceso al trazado, las puertas de acceso a los andenes y los coches, el estado de los frenos y de la sala de máquinas, el estado del cable de tracción y el número de pasajeros por coche. Este mecanismo se ha remplazado al haber finalizado su vida útil, que supera los 20 años. En total, la suma de trabajos de mantenimiento han alcanzado los 1,1 millones de euros.

Unos 3.600 usuarios utilizan este transporte de manera diaria. Las tres estaciones con las que cuenta alcanzaron prácticamente el millón de pasajeros en 2018.