ARCHIVADO EN:

El rey de los locales de sexo en Barcelona, Jaime Veiga Chaos, se encuentra bajo la lupa de Hacienda. Propietario de varios locales de streptease en la ciudad, el empresario ha sido multado por el estado por irregularidades contables en sus locales de ocio.

La multa asciende a un millón de euros y el empresario ha decidido declarar un concurso de acreedores voluntario de la empresa matriz, Iniciativas Movilex como medida defensiva ante la decisión de Hacienda. De esta manera, según publica Crónica Global, la empresa puede “esquivar el olfato de Hacienda y seguir en operación”, una práctica habitual en las empresas que no pueden hacer frente a este tipo de sanciones y quieren seguir operando.

DINERO NEGRO

La multa que le ha impuesto hacienda ha sido, supuestamente, por haber operado con dinero negro. Según fuentes conocedores del caso “la Agencia Tributaria calculó la facturación esperada del local, la cotejó con las cuentas de la sociedad explotadora, Movilex, y concluyó que algo no cuadraba”.

Además, algunas fuentes aseguran que el empresario ha cometido algunos errores: “Otros clubes lo facturan todo en su club y lo ingresan en la misma cuenta. El cliente ve a una stripper que le interesa, paga X con la tarjeta de crédito y esa cuantía va a la cuenta de la sociedad explotadora. ¿Hacienda les persigue? Claro. Pero el dinero ha sido declarado. Si los sanciona, es por declarar incorrectamente, no por delito fiscal”.

EMBARGOS ANTERIORES

Lo cierto es que Veiga ya ha tenido anteriormente problemas con Hacienda. De hecho, hace unos años “ya afrontó otra sanción cuando vendió un local cercano. La Agencia Tributaria detectó la transacción y un impago. Esta obligación, al no poder adscribirla a ninguna mercantil del empresario gallego, acabó recayendo sobre un vehículo de alta gama, que fue intervenido y nunca volvió”.

José Veiga es propietario, o tiene alguna vinculación, con varios locales en Barcelona. Además del Bacarrá, cuenta con el New Bacarrá, Nexus, Darling, todo ellos dedicados al ocio nocturno y el sexo. También la pulpería Lampazas, llamado así por el nombre del puedo gallego del que es oriundo.