Los votos favorables del gobierno municipal -Barcelona en Comú y PSC- y ERC han permitido a Ada Colau sacar adelante, de forma provisional, la modificación del Plan General Metropolitano (MPGM) para preservar a nivel arquitectónico el antiguo Hotel Buenos Aires y cambiar la calificación del suelo -ahora de uso privado- para poner en marcha pisos dotacionales. La noticia ya fue avanzada este lunes por Metrópoli Abierta.

La aprobación provisional del MPGM ha llegado unas pocas semanas después de que el edificio fuera desalojado de okupas. El pasado verano, el Ayuntamiento anunció la intención de expropiar el viejo edificio​, propiedad de la congregación de los Padres Paúles que había llegado a un acuerdo con el fondo London Private Company para levantar un hotel de lujo. La expropación propiamente se iniciará tras la modificación del PGM.

"GESTIÓN DEFICIENTE"

Ciutadans, PP y Barcelona pel Canvi han votado en contra de la operación. Los grupos entienden que, muy probablemente, la expropiación acabará en los tribunales y la ciudad tendrá que pagar una cifra muy elevada para hacerse con el Buenos Aires, muy por encima de los 3,5 millones previstos para la compra. Para Manuel Valls, líder de Barcelona pel Canvi, es otro ejemplo más de "gestión deficiente". JuntsxCat, por su parte, ha hecho reserva de voto.   

La modificación del PGM afecta a casi 4.000 metros cuadrados y prevé mantener de pie el edificio actual, con planta baja más tres, y protegerlo a nivel arquitectónico para evitar que sea demolido. El proyecto, además, incluye levantar otro inmueble de 1.045 metros cuadrados. En total se harán 37 pisos dotacionales, 17 para gente mayor, en el antiguo hotel, y 20 para jóvenes en la nueva edificación. Muy probablemente, la planta baja y el antiguo comedor se dedicarán a equipamientos de barrio.

"A GOLPE DE TALONARIO"

Aunque ha votado a favor, ERC ha cargado contra el gobierno de Barcelona por salvar el patrimonio de la ciudad "a golpe de talonario", ha dicho el regidor Jordi Coronas. El edil ha recordado otras veces que ha pasado lo mismo, como en las casitas de Encarnació (Gràcia) y la Torre Garcini del Guinardó. "Hay vecinos que se preguntan por qué se salvan unos edificios y no otros". El concejal del PP, Óscar Ramírez, ha recordado que el Ayuntamiento ha actuado con el edificio ya okupado y ha vaticinado "sobrecostes" y que el caso acabará en los tribunales.

Por ahora, la propiedad -los Padres Paúles- y el fondo que debe construir el hotel de lujo han presentado una alegación a la modificación del PGM. La teniente de alcaldía del gobierno municipal, Janet Sanz, ha asegurado que no se ha podido hablar con los propietarios. "Pagaremos lo que tengamos que pagar. Habrá un precio justo", ha dicho Sanz "Lo que no tiene sentido es que haya un fondo de inversión que no es titular ni propietario pero que tiene un acuerdo de compraventa y solicita unas licencias.... Hay cosas que no nos gustan. Hay una congregación que parece que ha utilizado esto para especular más que para otra cosa", ha añadido.

El edificio nació como fonda en 1885, a finales del siglo XIX. A principios del siglo XX fue transformado en un gran hotel por el arquitecto Jeroni Granell. La imagen actual es de hace más de un siglo, entre los años 1908 y 1909. El edificio es modernista. La estancia más valiosa y luminosa es el comedor, con siete balcones de gran tamaño. La gran mayoría de sus elementos ornamentales se han preservado. El nivel de protección arquitectónica será el C, que obliga a mantener la volumetría. También está previsto restaurar las fachadas y conservar el gran comedor.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.