El strip club Bacarrá, situado en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, ha suspendido pagos tras años de actividad en la zona alta barcelonesa. La empresa gestora del club nocturno, Iniciativas Movilex, ha presentado un concurso de acreedores voluntario ante las numerosas deudas que lastran su funcionamiento. Estas deudas ascienden a medio millón de euros, según informa Crónica Global.

El local, que ofrece espectáculos de striptease y compañía femenina para los clientes, está considerado uno de los referentes de la capital catalana en el ámbito del ocio nocturno en el sector de sexo.

CONFLICTOS DE CONVIVENCIA

El conocido club de noche ha estado envuelto a lo largo de su historia en diversas situaciones conflictivas con los vecinos. Entre las denuncias más frecuentes, se encuentran las quejas por el volumen de tráfico que circula por la calle de Bori i Fontestà, donde se encuentra el establecimiento, en horas nocturnas y el presunto pago de una comisión a taxistas para captar nuevos clientes.

GESTORES DE VIDA NOCTURNA

La administradora de Iniciativas Movilex en la actualidad es Marta Ribas Llull, que sustituyó en su día al anterior administrador Jaime Veiga Chaos. Ambos gestores cuentan con una amplia experiencia en el mundo de los locales nocturnos, ya que gestionan de manera conjunta el longevo bar de copas Pippermint, situado a tan solo unos metros del Bacarrá.