Un centenar de vecinos de la zona alta de Barcelona han protestado este miércoles por la tarde por las calles de Vallvidrera en contra del desalojo de esta mañana de los okupas de la Casa Buenos Aires. 

Al principio, la protesta tenía un carácter pacífico pero, en un momento dado, los manifestantes han tejido una estrategia para despistar a la policía catalana y se han dividido en dos grupos. Uno ha ido a volver a okupar el famoso edificio histórico del barrio y otro más numeroso (y preparado con escudos) se ha enfrentado a los agentes de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra, para que no pudiesen acercarse al inmueble.

Tal y como se puede observar en el vídeo adjunto, los antidisturbios han cargado contra los simpatizantes de los okupas, algo que ya se había producido este mediodía durante la acción policial en la que se ha desalojado a los ocupantes del inmueble.

Finalmente, los agentes de la policía catalana han vuelto a desalojar a los okupas que habían vuelto a entrar en la casa. 

EL ORIGEN DEL CONFLICTO

Cabe recordar que los okupas de Vallvidrera han estado viviendo de forma ilegal en la Casa Buenos Aires durante casi dos años como protesta contra la decisión de la propiedad (los Pares Paüls) de tirar abajo la casa y construir en el mismo sitio un macrohotel de lujo.

De forma paralela, el Ayuntamiento de Barcelona, que lidera la alcaldesa Ada Colau, anunció que expropiaría la finca para construir un casal para la tercera edad y vivienda social en esa misma ubicación. 

Eso sí, los ocupantes también han cargado contra la alcadesa, a quien acusan de llegar "tarde y mal" ante la resolución del conflicto. "En 18 meses no han podido ni rehacerse de sus propios errores”, afirman. 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.