Las obras de remodelación del los jardines del Turó Park ya han concluido. Las mejoras que se han llevado a cabo han supuesto una inversión ligeramente superior a los 800.000 euros.

La decisión del Ayuntamiento de poner en marcha estas obras de rehabilitación ha conllevado también algunas decisiones polémicas que han causado malestar entre algunos colectivos del barrio. La más importante, la de prohibir el acceso de los perros dentro del parque, que generó un movimiento de protesta vecinal. La alternativa ofrecida por el Ayuntamiento es un área de perros en los jardines de Piscinas y Deportes.

PRINCIPALES MEJORAS

Entre las mejoras más importantes que se han llevado a cabo en el parque está la de la rehabilitación del lago, para lo que fue vaciado, con el traslado de los animales que lo habitan a un lugar provisional, y la sustitución de las plantas acuáticas que lo poblaban por otras nuevas. Se ha impermeabilizado el suelo para evitar fugas de agua y se han instalado nuevas bombas de agua para favorecer la circulación y el filtrado del agua.

Además, se han mejorado los caminos para los paseantes, se han renovado los 3.200 metros cuadrados de césped y se han replantado 1.800 arbustos. Además, se han sustituido un buen número de árboles de diferentes especies, se ha mejorado la red de riego, se ha recuperado el teatro de marionetas, con la previsión de establecer una programación estable, se ha renovado la zona de juegos infantiles y se han colocado nuevos bancos y papeleras.