El mismo día de la esperada elección del nuevo presidente de la institución -Pau Relat ha sustituido a Josep Lluís Bonet- la alcaldesa de barcelona, Ada Colau, ha abierto la puerta a ampliar el espacio de Fira Barcelona, dada la saturación a la que se ha llegado ya en la sede de Gran Via, y a la necesidad de actualizar el actual espacio de la zona de Montjüic.

"Hay que apretar el acelerador para garantizar la competitividad de la Fira, y por eso ya hemos encargado a Relat el reto de analizar y elaborar un plan para garantizar un recinto de Montjüic renovado, así como una posible ampliación de la Fira de L'Hospitalet, que ya está a tope de uso", ha asegurado la alcaldesa.

De momento, y según Colau, se trata de establecer un plan estratégico "teniendo en cuenta la opinión de diferentes sectores" que permita valorar qué tipo de actuaciones deben llevarse a cabo. En este sentido, la remodelación de Montjuïc necesitará de un acuerdo total debido a la complejidad del escenario. 

RELAT ES EL ENCARGADO

A Pau Relat, el nuevo presidente de Fira, se le ha encomendado la elaboración de dicho plan estratégico con el objetivo de la ampliación, que debería ser una realidad en el horizonte del 2029, coincidiendo con el centenario de la Exposición Universal de 1929, que transformó totalmente lo que entonces era la montaña de Montjuïc, un espacio separado del centro de Barcelona y que estaba por urbanizar.

Actualmente Fira Barcelona dispone en Montjuïc de un espacio situado entre la avenida Reina Maria Cristina y la plaza España, que contiene 6 palacios de exposiciones. Además, cuenta con el Palacio de Congresos, situado dentro del recinto de Montjuïc, con una superficie bruta expositiva de más de 5.800 m2; dispone, además, de un gran auditorio y de 11 salas de conferencias independientes, con una capacidad total para cerca de 2.900 personas.

BUENOS RESULTADOS DE FIRA

La alcaldesa de Barcelona ha hecho referencia al momento político "muy difícil" que ha vivido Cataluña este 2018, que le hizo desistir -es la máxima autoridad de la institución como presidenta de su Consejo General- de abordar la renovación de la presidencia de la Fira hasta que se dejase de aplicar el Artículo 155 y se formara un nuevo gobierno catalán. Colau se ha congratulado de que, pese a ello, la institución pueda hacer gala de unos "muy buenos resultados".

En efecto, y según ha expuesto su director general, Constantí Serrallonga, Fira ha batido todo tipo de records este 2018, año en el que ha alcanzado los 210 millones de euros en ingresos -y un ebitda de más de 29 millones.

Estos ingresos suponen un incremento del 13 % sobre el presupuesto inicial y de un 12 % en comparación con 2017, y que llega al 25 % más si se compara con 2016, un año parecido por motivos de calendario.

"Este resultado es fruto de la buena evolución de los salones propios, del peso de acontecimientos externos -como el Mobile, que supone el 30% de la facturación total- y de la actividad en otros países", ha concluido Serrallonga.