Un menor llamó el miércoles al teléfono de emergencias, el 112, para informar de que su padre estaba agrediendo a su madre en el distrito barcelonés de Sants. Cuando los Mossos d’Esquadra llegaron a la vivienda, encontraron a la mujer y al niño, pero el padre no estaba.

Los agentes de la policía pudieron detener al presunto agresor, que se había fugado del domicilio, tras buscarlo por los puntos habituales por los que frecuenta en la ciudad.

LA VÍCTIMA, FUERA DE PELIGRO

El aviso del menor tuvo lugar sobre las seis de la tarde y, al llegar al piso familiar, la madre presuntamente agredida confirmó a los agentes que el hombre la había llevado a la habitación de matrimonio y había intentado asfixiarla varias veces con un cojín, según El País.

Al cabo de unos minutos, los agentes avisaron a una ambulancia, que atendió a la víctima y que se encuentra fuera de peligro.

Este 2019 cuatro mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en Catalunya. A nivel estatal, la cifra alcanza los 37 asesinatos. Las víctimas de este tipo de violencia pueden llamar al 016, que no deja rastro en la factura telefónica.