La Fiscalía de Barcelona pide 22 años de prisión para el exprofesor de los Maristas de Sants, Joaquín Benítez, acusado de abusar sexualmente de cuatro alumnos, además de solicitar para él la inhabilitación como maestro y el pago de 70.000 euros de indemnización a sus víctimas.

En su calificación, presentada en la Audiencia de Barcelona, y que ha adelantado en El Periódico de Catalunya, el fiscal reclama esta condena por un total de cuatro delitos: dos de agresión sexual y dos de abusos sexuales contra exalumnos del centro.

Después de que el padre de una de las víctimas destapara el caso, en febrero de 2016, Benítez, que confesó ser un pederasta, fue denunciado por abusos y agresiones sexuales por un total de 18 exalumnos. No obstante, la Fiscalía declaró prescritas la mayoría de las denuncias, de forma que finalmente el juez encargado de la instrucción le atribuyó sólo dos delitos de agresión sexual y dos de abuso sexual.

ÚNICO QUE VA A JUICIO

El caso de Benítez, que sigue en libertad, es el único que llegará a juicio, a pesar de que exalumnos de los colegios maristas de Sants-Les Corts, la Immaculada (en el distrito barcelonés del Eixample), y Badalona presentaron hasta 43 denuncias contra 12 docentes y un monitor de comedor.

La mayoría de estas denuncias fueron archivadas por prescripción del delito por el paso del tiempo, pese a que algunos profesores, entre ellos Benítez, confesaron los abusos. El caso disparó las denuncias por abusos en Catalunya.