ARCHIVADO EN:

Más vale tarde que nunca, pero lo cierto es que la Generalitat sigue actuando tarde y mal en la gestión de las residencias. Este fin de semana, 9 y 10 de mayo, el gobierno autonómico ha decidido intervenir el geriátrico Mossèn Vidal i Aunòs, en el barrio de la Bordeta del distrito de Sants-Montjuïc. Lo ha hecho cuando en el centro, con 112 residentes, acumulaba 81 contagios y 21 fallecidos, explica María José Carcelén, portavoz de la Coordinadora de Residencias 5+1, formada por familias con personas mayores en estos equipamientos. Todo un récord de mala gestión.

El pasado 7 de abril, hace más de un mes, Metrópoli Abierta ya denunció que la situación en la residencia estaba al límite, con más de 50 personas contagiadas y 10 muertos. Han pasado más de 30 días hasta que la Generalitat ha decidido actuar de forma contundente. El departamento ha dado la gestión del centro a la entidad Fundació Vella Terra. Actualmente, en la residencia hay algo más de la mitad de los ancianos. El motivo de la intervención es la "falta de recursos" de la gestora anterior, Eulen.

HOGAR RESIDENCIAL

Carcelén explicó a principios de abril que Mossè Vidal i Aunòs es "un hogar residencial y no un socio-sanitario" y que, al menos, ocho personas fallecieron en el equipamiento sin ser derivados a hospitales. "En la residencia no hay posibilidad de administrar suero o medicación por vía intravenosa ni un servicio médico permanente. En horario nocturno hay un sólo gerocultor por planta para 28 ancianos", denunció la portavoz de 5 +1. Además, de los 81 residentes contagiados, una decena de trabajadores también están infectados de coronavirus. 

La residencia Mossèn Vidal i Aunòs es la misma en la que en marzo los Mossos d'Esquadra arrestaron a dos cuidadores, un hombre y una mujer, por maltrato y físico y sexual a una anciana. Un familiar presentó una denuncia antes los juzgados en la que aseguraba que vio como un empleado agredía sexualmente a su madre y otra la pegaba. Algunos trabajadores, como avanzó el Periódico, alertaron a la familia de que había cuidadores que maltrataban a sus padres, de 81 y 84 años y ambos con alzhéimer. Los hijos optaron por poner una videocámara en la habitación y grabaron las agresiones.

INTERVENIDA OTRA RESIDENCIA EN LA BARCELONETA

Otra residencia intervenida en Barcelona es la Bertran i Oriola de la Barceloneta. También en este centro, el auxilio de la Generalitat ha llegado cuando en el equipamiento habían fallecido 25 personas y el 95% de los ingresados habían dado positivo por coronavirus. "Había 92 residentes y 87 tienen la enfermedad. Solo cinco dieron negativo", explicó el 21 de abril, Caty Serrano, representante de la plataforma 5 +1. Ella se vio personalmente afectada porque su padre y madre estaban ingresados allí. El padre falleció.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.