El Poble-sec, una zona cada vez más degradada. Los vecinos del barrio del distrito de Sants-Montjuïc se han alzado en contra del centro de día ubicado en la calle Font Honrada. Mónica Soler, una de las vecinas damnificadas, ha iniciado una petición en el portal Change.org para exigir al Ayuntamiento de Barcelona el cierre inmediato del servicio público.

En la solicitud dirigida al consistorio, aseguran que "el barrio del Poble-sec está sumamente afectado" por las conductas de los usuarios que acuden al establecimiento de la administración. "Es imposible descansar. A las 06.00 horas de la mañana se ponen a chillar en la calle, orinar, pelearse, emborracharse, y lo último ha sido una pelea con cuchillos", denuncia la promotora de la petición a Metrópoli Abierta, tal y como se puede ver en los vídeos cedidos a este medio. 

"BORRACHOS Y BRONCAS" A DIARIO

Mónica afirma a este medio que el centro de día, que pertenece a la administración barcelonesa, no realiza una gestión correcta de sus usuarios: "Los dejan en la calle, borrachos y armando broncas". También resalta que "la Guardia Urbana no puede dar una solución", a pesar de que su presencia "se ha incrementado un poco" a raíz de diversas denuncias vecinales.

La solicitud reclama una actuación urgente por parte del Ayuntamiento de la capital catalana "antes de que ocurra una desgracia", puesto que el barrio es "cada vez más inseguro" y los vecinos están "aterrados", según han confirmado otras fuentes vecinales a este medio. 

OCUPACIÓN Y TRÁFICO DE DROGAS

La promotora de la petición confirma que "hay peleas a diario" y que "el 70% de usuarios" del centro de día no urgen de los servicios que este ofrece: "Hay algunos sintecho, pero también hay mucha gente que viene a comer y a ducharse y que luego se van al bar de enfrente a tomar copas, con su paquete de Winston en la mano y su móvil de última generación con acceso a internet". 

Lamenta que sus vecinos y ella tienen "miedo de bajar a la calle" porque el día menos pensado les "apuñalarán". Y asegura que la problemática está yendo a más con "ocupaciones de bajos" que se convierten "en narcolocales del día a la mañana"."El Poble-sec casi está peor que el Raval", sentencia. 

PIDEN UNA ACTUACIÓN URGENTE A LAS ADMINISTRACIONES

"Hemos intentado hablar con la Asociación de Vecinos del Poble-sec y con más organizaciones, incluso hemos puesto denuncias, pero no nos han hecho ningún caso", destaca Soler. Por eso decidió promover la petición online, que ya cuenta con más de 600 firmas y aspira llegar a 2.000 o 3.000 "para que hagan algo". Algunos de los usuarios que han firmado la iniciativa se suman a las críticas del centro de día del Poble-sec, dando veracidad a la versión de su impulsora. 

Este medio ha tratado de ponerse en contacto en diversas ocasiones con el centro de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, sin obtener respuesta hasta la fecha.

MÁS CENTROS QUE ALTERAN LA CONVIVENCIA DEL VECINDARIO

El centro de día de la calle Font Honrada no es el único local de servicios sociales que altera el descanso de los vecinos del Poble-sec. La Llar Pere Barnés– ubicada en la calle de la Albareda–, un "programa innovador de Arrels que da respuesta a la falta de recursos residenciales de media y larga estancia para personas sin hogar afectadas física y anímicamente por el hecho de haber vivido en la calle", también supone un lastre para el vecindario. 

Los usuarios de dicho centro beben alcohol y consumen drogas a sus puertas. Algunos de ellos increpan a los vecinos que pasan por la zona y ensucian las calles de la Albareda y de Puig i Xoriguer. 

UN PUNTO NEGRO DE BARCELONA

Ese mismo espacio se ha convertido en un foco de suciedad y problemas para el barrio, un nuevo punto negro de Sants-Montjuïc. A causa de las obras, que hace más de un año que están en activo en la calle Vila i Vilà, y su cercanía con los problemáticos y atestados jardines de Benjamin Walter, del Mirador de Montjuïc y de Les Tres Xemeneies, este punto del distrito sufre un problema de inseguridad y suciedad que los vecinos califican como "muy grave". 

A pesar de las múltiples denuncias de los vecinos y de Metrópoli Abierta, los sintecho siguen acampando en las zonas verdes y el consumo de drogas se ha disparado exponencialemente, además de la sensación de inseguridad, que incrementa cuando se hace de noche. La semana pasada los Mossos d'Esquadra desarticularon un narcolocal en la misma confluencia de Vila i Vilà con Puig i Xoriguer. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.