ARCHIVADO EN:

La inseguridad en Barcelona es cosa de todos. El Raval es el punto más caliente de la ciudad pero no es el único en el que los vecinos se sienten desamparados por las administraciones.

La convivencia, día tras día, también se deteriora en Sant Martí. A las ya conocidas quejas de los vecinos del Fòrum se suma ahora el malestar de muchos habitantes de la Verneda, preocupados por la voluntad de la Generalitat de construir un nuevo centro para Menas. Su ubicación, en la Rambla Guipúscoa junto a la estación de metro de la Pau, ha disparado las alarmas.

CACEROLADA CONTRA LOS ROBOS

El pasado agosto, los vecinos de la Verneda ya expresaron su malestar con una cacerolada. Denunciaban las amenazas y robos que están sufriendo sus habitantes y sus comercios. Los vecinos de la Rambla Prim están muy preocupados por las ocupaciones y lamentan la falta de respuestas del Ayuntamiento.

De Colau nadie sabe nada y muchos se indignan cuando dice que Barcelona no tiene un problema de seguridad. Los logros de las últimas décadas en la Verneda se pueden ir al traste si nadie lo remedia.