Cada vez quedan menos quioscos de prensa en Barcelona. El cambio de modelo de negocio y la crisis hanllevado a muchos vendedores a cerrar estas instalaciones los últimos años. Algunas, sin embargo, todavía llevan más tiempo clausuradas. Este es el caso de un tenderete situado en la confluencia de las calles de Mallorca con Independència, que lleva unas dos décadas con la persiana bajada. Ahora, además, se da la circunstancia de que el quiosco lleva tres meses ocupado por un hombre que se dedica a recoger chatarra. El individuo vive allí y los problemas de salubridad son importantes.

Una vecina, Neus, explica que el quiosco fue ocupado en junio. Una de las razones por las que ahora vive una persona en su interior es porque la zona está totalmente vallada -y por lo tanto resguardada- por las obras de construcción de las salidas de emergencia de la conexión del AVE, que debe unir las estaciones de Sants y de la Sagrera que han indignado a los residentes del Camp de l'Arpa. Neus asegura que a principios de junio estaba previsto retirar el quiosco, tras una espera de dos décadas, pero en el momento de llevar a cabo el operativo, se dieron cuenta de que estaba ocupado y la retirada se paralizó.

DENUNCIA DE CIUTADANS

La consellera de Ciutadans en el distrito de Sant Martí, Eugenia Angulo, denunció la pasada semana la situación: "Un quiosco que lleva décadas cerrado es de lógica aplastante su retirada. Vecinos y comerciantes del Clot i Camp de l'Arpa alertan de la situación y no entienden por qué no se ha retirado. La alarma va más allá. Está ocupado y los vecinos temen lo peor por las condiciones en que se encuentra", ha escrito Angulo en las redes sociales.  

Los vecinos ya se han dirigido al Ayuntamiento de Barcelona para exigir la retirada del quiosco sin que hasta ahora la Administración local haya solucionado el problema. Dos comerciantes, Isma y Carles, propietarios de una lavandería, situada en Mallorca-Independència, critican en un escrito el abandono y la ocupación del quiosco por los problemas de salubridad y seguridad que comporta. "Es inaceptable". Neus añade que el ocupa hace sus necesidades detrás del quiosco, junto a la valla, y que los malos olores han sido insoportables este verano. El hombre entra en el quiosco por la parte baja delantera, tras romper una de las persianas metálicas. El ocupa guarda el carrito con el que recoge la chatarra junto al quiosco.

RESPONSABILIDAD DEL TITULAR

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona explican a Metrópoli Abierta que los quioscos son de titularidad privada, aunque para instalarlos requieren de una licencia municipal. En principio, si cierra, corresponde al titular del negocio retirar el quiosco. Si pasa el tiempo y el propietario no lo hace, como ocurre en el citado caso, es el Ayuntamiento quien acaba sacándolo, aunque la factura la debe pagar al titular del quiosco.

Las obras de las salidas de emergencia del AVE han cortado el tráfico en la calle de Mallorca, a la altura de la calle de la Independència. Los trabajos está previsto que no acaben hasta febrero de 2020, dentro de un año y medio. Los vecinos y comerciantes se quejan de los problemas de seguridad que generan las vallas, totalmente opacas, el descenso de las ventas -con el consiguiente riesgo de que algunos comercios tengan que cerrar-, y los múltiples problemas de movilidad, con motos y bicicletas circulando por las aceras que rodean las obras sin visibilidad ninguna. Los residentes alertan de que se puede acabar produciendo un accidente y afirman que la Guàrdia Urbana casi no aparece por el barrio.