Son extranjeros, roban en coches aparcados en la calle y lo hacen por temporadas. Conscientes de que difícilmente serán juzgados en España, una banda de delincuentes, formada principalmente por bosnios y croatas, asalta los vehículos del barrio barcelonés del Poblenou. En los últimos meses, los Mossos d’Esquadra han notado un repunte de robos con fuerza en vehículos en este punto del distrito de Sant Martí. Un fenómeno, sin embargo, que se produce en toda la ciudad.

En la calle Salvador Espriu, paralela a la Ronda litoral, el reguero de cristales rotos en la acera anuncia que se trata de un punto caliente de este tipo de robos. Lo corroboran las cintas policiales de la Guardia Urbana que cuelgan de dos coches con las ventanillas reventadas. El modus operandi siempre es el mismo: unos golpes con un pequeño martillo o destornillador en el cristal permite a los ladrones alcanzar objetos de valor guardados en el interior.

"HAY POCA PRESENCIA POLICIAL"

En Poblenou se concentra un buen número de empresas industriales, con muchas naves abandonadas, y núcleos residenciales con poca actividad comercial a su alrededor. Compañías tecnológicas y locales de coworking conviven con edificios degradados que han perdido su uso. De noche, con zonas poco iluminadas, la zona se convierte en el blanco de robos en grandes avenidas donde muchos vecinos aprovechan la gratuidad del aparcamiento para dejar sus vehículos. “Hay poca presencia policial”, se queja Víctor Navarro, trabajador de una empresa industrial.

WhatsApp Image 2019 12 26 at 20.56.46 (2)
Cinta policial en un coche en la calle Salvador Espriu de Barcelona

El Código Penal castiga los robos con fuerza con penas de uno a tres años de cárcel. Los autores de los robos suelen vivir en barracas y descampados y en edificios ocupados del barrio. En el Poblenou, los integrantes de la banda viven en, al menos, una vivienda ocupada de la calle Bilbao, según fuentes policiales.

Francesc vive desde hace 10 años en el Poblenou. “Es un barrio muy apetecible para las inmobiliarias y el precio de los pisos y los alquileres se han disparado", lamenta este vecino. “La sensación de inseguridad también ha aumentado en los últimos meses, con todo tipo de delitos. Los robos a las viviendas son habituales y también los robos de vehículos”, insiste.

NUMEROSOS ANTECENTES

Algunos de estos delincuentes también roban vehículos para, a su vez, atracar tiendas de telefonía y estancos. Muchos se sienten impunes por el irrisorio porcentaje de extradiciones que se dan en España y tienen antecedentes en países como Francia, Italia y Bélgica. El pasado agosto, uno de estos ladrones protagonizó una espectacular huida con la policía. El hombre, de 45 años, había robado un coche de alta gama valorado en 239.000 euros en un concesionario del distrito de Sants-Montjuïc.

WhatsApp Image 2019 12 26 at 20.56.46 (3)
Uno de los coches, víctima de un robo con fuerza

Al no ser residentes, el sistema judicial hace difícil que sean juzgados. Uno de los motivos es que las órdenes de captura fuera del Estado solo se aplican con delitos muy graves que en muchas ocasiones excluyen los robos.

SENTENCIA PIONERA

El pasado 11 de diciembre, los mossos arrestaron a un hombre acusado de más de 100 robos en el interior de vehículos. A petición del cuerpo policial, un juez emitió por primera vez una orden de alejamiento que prohíbe a, sospechoso entrar en los aparcamientos públicos y privados de Nou Barris, donde el presunto ladrón actuaba.

El auge del turismo y, en especial, el aumento de los coches en alquiler de los visitantes, es uno de los factores que ha motivado este incremento de robos. Estos vehículos, fácilmente identificables, son muy vigilados por estos criminales. Estas bandas aprovechan que los turistas dejan a menudo objetos como cámaras, gafas de sol y dinero en efectivo en el interior.

OBJETIVO: REDUCIR LOS ROBOS

Hace tres semanas, los mossos iniciaron un plan específico para combatir estos tipos de robos e identificar a los autores. El operativo se basa en patrullas de "saturación" y "prevención" con coches patrulla en las zonas de más incidencia. También se realizarán inspecciones administrativas a empresas que compran y venden objetos de segunda mano para disuadir a los ladrones de vender sus botines a través de estos canales.