'David i Goliat', en la Vila Olímpica, a medio reparar / JORDI SUBIRANA
'David i Goliat', en la Vila Olímpica, a medio reparar / JORDI SUBIRANA

La reparación del gigante de la Vila Olímpica cuesta 370.000 euros

La escultura 'David i Goliat' se desplomó durante el temporal 'Gloria de enero y ha tardado casi un año en repararse

Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 15/11/2020 00:11 h.

El pasado 21 de enero, ráfagas de viento que llegaron a 140 kilómetros hora tiraron al suelo la escultura David i Goliat, que se encuentra en el barrio de la Vila Olímpica. El gigante se desplomó derrotado por el temporal Gloria. Casi 10 meses después, la escultura sigue sin levantarse, pero el Ayuntamiento estima que la reparación estará lista a finales de año. La obra es de Antoni Llena y se construyó para los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992.

Cuando David i Goliat vuelva a lucir en el parque de les Cascades, junto a la calle de la Marina, habrá pasado casi un año desde que hincó el diente ante Gloria. Los trabajos se iniciaron en junio. La primera ola de la pandemia retrasó la restauración, que costará unos 370.000 euros, explican fuentes municipales. La obra no es sencilla, en gran parte por el tamaño y el peso del monumento: 18 metros de altura y ocho toneladas de peso.

UNA CARA DE 120 METROS CUADRADOS DE SUPERFICIE

Según el consistorio, la reparación se hace in situ, para evitar trasladar la escultura. Consiste en separar la sábana -la estructura superior o cara, de 120 metros cuadrados de superficie- de las patas para arreglar las partes que quedaron afectadas con la caída. El presidente de la asociación de vecinos de la Vila Olímpica, Jordi Giró, explica que los trabajos de lo que es el rostro casi ya han acabado. El siguiente paso es que las patas recuperen su forma original, y reforzarlas. Posteriormente se volverá a levantar y se recolocará en su sitio.


La escultura, en enero, caída / JORDI SUBIRANA

La obra fue inaugurada en el emplazamiento actual el 7 de diciembre de 1992, a muy poca distancia de la Torre Mapfre y el Hotel Arts. La escultura tenía que haber estado lista para los juegos olímpicos, pero no llegó a tiempo por dificultades técnicas. El monumento está presidido por una gran careta de metal -con ojos, boca y nariz- que aguantan tres finas patas de formas irregulares. Según Llena, la escultura quiere mostrar la "debilidad humana".

OXIDACIONES

Cuando se puso en pie, el Ayuntamiento tuvo que recorrer a un despacho de ingenieros franceses, Principia Recherche Developpement, para mantenerlo erguido. A lo largo estás casi tres décadas, la escultura ha sido víctima de las inclemencias del tiempo y de la proximidad del mar, lo que ha causado en la obra importantes oxidaciones.

En 2005, David i Goliat fue restaurado. Dos años después se repitieron los trabajos de mantenimiento. En el monumento se instalaron desagües para evitar que se acumulara agua dentro. También se rehicieron las soldaduras y todo el monumento se protegió con resina. Los periodistas Jaume Fabre y Josep Maria Huertas​ opinan que la escultura se tendría que haber construido de acero inoxidable para mejorar su estabilidad y consistencia.

'David y Goliat', en reparación, en la Vila Olímpica / JORDI SUBIRANA
'David i Goliat', en reparación, en la Vila Olímpica / JORDI SUBIRANA

CAÍDA TRAS LAS OBRAS DE MANTENIMIENTO ANUAL

La caída de la escultura se produjo en enero tres semanas después de que fuera pintada y se llevara a cabo el mantenimiento anual. "Durante varios días, David i Goliat estuvo cubierto por un andamio. Si el temporal hubiera sido entonces, se lo hubiera llevado", dijo en enero el presidente de la entidad vecinal. Los trabajos, que incluyeron la reparación de la chapa oxidada, costaron unos 85.000 euros y se acabaron el 30 diciembre.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.