Ni música, ni gritos, ni ruido en general para conseguir una playa totalmente silenciosa en Barcelona. Es la propuesta que un vecino lanzó este martes, 9 de noviembre, durante la Audiència Pública de Sant Martí, siguiendo el ejemplo de otras pruebas que se han hecho en los últimos tiempos en el litoral de la ciudad, como el experimento de las playas sin humo o la ya instaurada playa para perros. David Escudé (PSC), regidor del distrito, recogió el guante y tildó la iniciativa de "maravillosa".

La idea planteada es la de un espacio "que sea solo en silencio" y en el que "destaque el respeto a los ciudadanos", explicó este residente. Para ello pidió delimitar alguna zona de una playa barcelonesa en la que estén vetados la música con altavoces portátiles, los gritos y "gente haciendo ruido". Así se podría "estar tranquilamente disfrutando del mar y sin incivismos alrededor, cosa que muchos días este verano no ha pasado", señaló. Expuso incluso que una buena opción sería realizar una prueba piloto en la playa del Somorrostro, por ser más pequeña y poco transitada.

 

Tras escuchar la demanda de este vecino, Escudé afirmó que "todos los presentes" estaban de acuerdo con la misma y aseguró que "sería maravilloso ir a una playa sin gritos, radios o música". Desde su atril, el regidor defendió que "si se ha conseguido en el AVE y otros medios de transporte, ¿por qué no en la playa?", aunque añadió también que le parecía complejo gestionar el asunto. "El primero de los elementos sería el de la educación en casa y el colegio. No hace falta hacernos a todos partícipes de las conversaciones y las bandas sonoras de cada asistente a la playa. En cualquier caso, lo traslado. Me parece una petición distinta y muy acertada. No le puedo dar salida, pero se lo agradezco", zanjó.

NO ESTÁ PREVISTO

Fuentes municipales consultadas por Metrópoli han explicado que en estos momentos no está previsto un estudio de estas características en ninguna de las playas de Barcelona, aunque harán la evaluación correspondiente cuando reciban formalmente la petición.

EL AYUNTAMIENTO VALORA DE FORMA POSITIVA LA PRUEBA DE PLAYAS SIN HUMO

La demanda de una playa del silencio llega apenas diez días después de las consideraciones del Ayuntamiento de Barcelona sobre la temporada de baño en 2021. Destaca la valoración positiva que el consistorio hace de la prueba de playas sin humo en Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Mar Bella.

Eloi Badia, concejal de Emergència Climàtica i Transició Ecològica, la catalogó como "un éxito" y avanzó que estudiará cómo dar continuidad a la medida. Los datos de la alcaldía cifran en un 2,6% el número de fumadores este año en las playas anteriormente mencionadas, cuando antes eran el 6,3%. Esto contrasta con lo ocurrido en el resto de playas, donde sí se permitió fumar y el número de fumadores pasó del 7,5% al 19%.

Colillas en una playa / EFE
Colillas en una playa / EFE

La percepción de los vecinos también ha sido buena, reivindica el Ayuntamiento. De hecho, una encuesta realizada por el mismo consistorio asegura que los bañistas a los que se preguntó puntuaron con una nota media superior a un ocho la iniciativa.

MÁS BASURA QUE ANTES DE LA PANDEMIA

Por el contrario, la alcaldía destaca el incremento en la cantidad de basura recogida este verano en las playas. Con un total de 23,64 metros cúbicos de residuos retirados, la cifra supone prácticamente un tercio más (8,65 metros cúbicos extra, exactamente) que en 2019, el año anterior a la pandemia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.