El niño de dos años ha resultado herido tras pincharse con una jeringuilla usada en un parque infantil. El menor ha sido trasladado a un centro hospitalario para hacerle las pruebas protocolarias en este tipo de incidentes.

El suceso ha ocurrido en un parque del barrio de Besòs i Maresme, en el distrito de Sant Martí. El niño se encontraba jugando en el parque y accidentalmente se ha pinchado con la jeringuilla usada.

Inmediatamente se ha puesto en marcha el protocolo de actuación y el niño ha sido trasladado a un centro hospitalario donde se le han hecho las pruebas pertinentes para este tipo de situaciones.

Posteriormente, los familiares del menor se han dirigido a la sede del distrito, con el informe realizado por los médicos del hospital, para poner la queja pertinente por el hecho de que haya jeringuillas usadas en lugares como los parques infantiles.

DECENAS

Los vecinos del barrio se han quejado en numerosas ocasiones por la presencia en las calles y parques de decenas de jeringuillas usadas por los toxicómanos que acuden a los narcopisos del barrio para hacerse con sus dosis de droga.

Desde al Associació de Veïns i Veïnes del Besòs se ha denunciado repetidas veces ante los responsables del distrito de la existencia de narcopisos y la presencia de personas drogodependientes que dejan las jeringuillas usadas en la calle, con el peligro que eso supone. Según los vecinos, cada día se recogen en las calles decenas de jeringuillas usadas.

También alertan del peligro que corren los miembros de las brigadas de limpieza que trabajan en las calles del barrio, que en varias ocasiones han estado muy cerca de sufrir un accidente con jeringuillas cuando recogen el contenido de las papeleras, en las que muchos toxicómanos dejan las jeringuillas que han usado. El no estar dotados de medias de protección para ello, el riesgo que corren de pincharse con las jeringuillas es muy serio.

NO ESPERAN NADA

Desde la asociación se asegura que se han presentado muchas quejas ante la sede del distrito por el abandono que en algunos aspectos vive el barrio. Y también han alertado del aumento de la presencia de narcopisos y de drogodependientes por la presión que hace un tiempo se hizo en otros distritos, como en Ciutat Vella.

Sin embargo, el presidente de la asociación, Francisco Abad, se muestra pesimista respecto a que sus peticiones sean atendidas. “Hemos presentado muchas quejas, les hemos dicho muchas veces que en el barrio hay muchas cosas que solucionar, pero no nos hacen ni caso. Ya no esperamos nada del distrito”, resume Abad.