"Los vecinos de Sant Martí necesitan civismo, seguridad e información". Lo dice la regidora de Ciutadans y presidenta del distrito de Sant Martí, Marilén Barceló, a raíz de la intención de la Generalitat de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona de abrir un centro para Menas (menores extranjeros no acompañados) en un solar junto al Besòs, una noticia que fue avanzada por Metrópoli Abierta el pasado miércoles.

Tras las protestas vecinales y la oposición, entre otros del alcalde de Sant Adrià del Besòs, Joan Callau, y del rector de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Francesc Torres, las dos administraciones descartaron este emplazamiento y han informado que buscan otro lugar dónde ubicar el equipamiento. Según el Ayuntamiento, la decisión se tomará en las próximas semanas. Otro de los espacios que valoran Generalitat y Ayuntamiento es en la Verneda, entre la Rambla de Guipúscoa y la calle de Ca n'Oliva.

SIN EXPLICACIONES

Desde hace dos días, los vecinos del Besòs han acampado junto al solar del Fòrum para evitar que se construya allí el centro de Menas. Los residentes aseguran que mantendrán la vigilancia hasta que haya un comunicado oficial por parte del conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Famílias. Barceló ha visitado este viernes a los vecinos. "Necesitan que alguien les dé explicaciones. No ha ido ningún representante político. Alguien se tendría que acercar allí para tranquilizarlos", opina la regidora.

Barceló, que también lleva los temas de políticas sociales en el partido naranja en el Ayuntamiento, defiende la necesidad de acoger a estos menores que llegan hasta Barcelona. Pero considera necesario que todas las administraciones trabajen a la vez para garantizar una buena acogida "y evitar conductas de riesgo" en estas personas.

IMPROVISACIÓN

La regidora opina que hasta ahora la política en torno a los Menas ha sido una constante "improvisación" y aboga por hacer una buena planificación "para saber cuánta gente se va a acoger, cómo se va hacer y con qué recursos se contará", resume la edil del partido naranja. Aunque la gestión de los menores no acompañados corresponde a la Generalitat, Barceló subraya que el Ayuntamiento también tiene una responsabilidad al tratarse de menores.