Triunfo de los vecinos del Clot en contra de la intención del Ayuntamiento de suprimir la línea de bus del barrio 192. Los vecinos, que han llenado la sala de plenos del Ayuntamiento del distrito de Sant Martí, han logrado que el grupo municipal de Barcelona en Comú aceptara la continuidad de la línea. La única duda, saber si mantendrá su recorrido actual o se variará.

Ha sido el consejero Francesc Carmona el que, en el turno de réplica, se ha comprometido al mantenimiento de la línea 192, declaración que ha sido aplaudida por los asistentes, aunque también ha habido algún pero, como cuando ha insinuado que se podría estudiar la posibilidad de cambiar su recorrido. En este caso, el consejero ha tenido que escuchar los abucheos de los asistentes.

CRÍTICAS AL GOBIERNO

Todos los grupos políticos han apoyado la reclamación de los vecinos, que han ido aplaudiendo las intervenciones de los representantes de los partidos de la oposición, y que han abucheado sonoramente, al punto de que el presidente del distrito, Raimond Blasi, ha tenido que pedir silencio en varias ocasiones, la intervención de la concejal de BeC, que ha defendido en primera instancia la posición del gobierno del distrito, cuando ha insinuado que en una parte del recorrido el bus del barrio era infrautilizado y que ha intentado justificar la postura del gobierno, es decir, la supresión de la línea 192.

Los partidos de la oposición han criticado al equipo de gobierno por haber argumentado cuestiones económicas para suprimir el autobús y olvidarse de las razones sociales y de necesidad de los vecinos que llevan exigiendo el mantenimiento de la línea desde hace meses.

Protesta vecinal por la supresión del bus 192 en el Clot
Autobús de la línea 192, en Sant Martí

Las intervenciones de los vecinos han recordado al equipo de gobierno que el 192 es usado por muchos jubilados y personas con movilidad reducida para ir a centros hospitalarios como Sant Pau, Creu Roja, y algún CAP, y que su supresión generaría enormes problemas a personas que tendrían muchas dificultades ir a visitas médicas.

Finalmente, ha sido el consejero Carmona el que ha tomado la palabra para calmar los ánimos y asegurar que el autobús se iba a mantener, aunque se deberá negociar con los vecinos el recorrido definitivo. Sin embargo, los vecinos han dejado claro que no quieren que se toque el recorrido y han asegurado que están dispuestos a llegar hasta donde haga falta para lograrlo.