El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que derribará el edificio que acogía los antiguos cines Pere IV, en el barrio del Besòs i el Maresme, por problemas estructurales. En su lugar, el consistorio construirá un nuevo edificio que combinará usos sociales y culturales con la nueva sede administrativa del distrito de Sant Martí.

El concejal del distrito, Josep Maria Montaner, ha explicado en declaraciones recogidas por Europa Press ante el inmueble que prevén que el equipamiento funcione como un "experimento". El objetivo es que tenga un doble horario combinando usos administrativos con cívicos, sociales y culturales las tardes y fines de semana.

Mediante el funcionamiento con doble horario, de las 8.00 a las 17.00 horas de lunes a viernes se desarrollarán atenciones y gestiones de los servicios municipales. A partir de las 17:00 hasta las 21:00 los espacios serán para uso de las entidades, y los fines de semana se ofrecerá programación cultural y social con un horario independiente.

En un principio, la idea era rehabilitar el edificio, de propiedad municipal desde 2010 -excepto unos bajos de una entidad bancaria-, pero estudios indicaron que estaba afectado por patologías y deficiencias que recomendaban derruirlo. Además, Montaner ha añadido que el actual no se adapta a los futuros usos previstos porque tiene una estructura de "búnker", al haber estado diseñado para albergar dos salas de cine.

PROYECTO MOTOR DEL PLA DE BARRIS

El Ayuntamiento prevé destinar 8,5 millones en dos mandatos, de los cuales en esta legislatura saldrán 3,5 millones del Pla de Barris para un concurso de ideas, el proyecto y el inicio de las obras, previsto para 2019. Los cinco millones restantes se presupuestarán en el próximo mandato para construir el nuevo edificio, que podría acabarse entre 2021 y 2022.

El futuro equipamiento, uno de los "proyectos motores" del Pla de Barris, tendrá alrededor de 3.500 metros cuadrados y albergará servicios administrativos -algunos actualmente ubicados en el Clot-, que cuentan con alrededor de 100 trabajadores públicos. En el sótano habrá una sala polivalente, mientras que en la primera planta se ubicará la nueva Oficina de Derechos Sociales.

En la primera planta prevén situar un espacio para proyectos sociales, zonas de reuniones y de formación y salas de estudio nocturno; en la segunda habrá servicios de licencias y de espacio público, y en la tercera se ubicarán la estructura ejecutiva de gobierno y de gerencia del distrito y servicios a los ciudadanos y al territorio.

Preguntado por los medios, ha señalado que el Ayuntamiento adquirirá el espacio de la entidad bancaria en la planta baja a un precio que todavía no está cerrado y que no se incluye en los 8,5 millones. Construido en 1964 y ubicado en la calle Alfons el Magnànim, el edificio está en una "zona de oportunidad metropolitana".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.