ARCHIVADO EN:

La presencia de Inés Arrinadas, Celestino Corbacho, Marilén Barceló y otros miembros de la candidatura de Barcelona pel Canvi-Ciutadans en la popular horchatería El Tío Che, de la rambla del Poblenou, ha provocado un auténtico linchamiento en las redes sociales del emblemático local.

Desde numerosas cuentas de Twitter de personas afines al independentismo se han empezado a lanzar mensajes de ira contra el local y sus propietarios. Además, muchos han sido los que han pedido el boicot hacia el negocio por el hecho de que haya 'permitido' que políticos en campaña electoral entraran en el local.

MUESTRAS DE APOYO

Tras los ataques, las muestras de apoyo de los líderes políticos de los partidos constitucionalistas no se han hecho esperar. Tanto desde Barcelona pel Canvi-Ciutadans, como desde el Partido Popular como desde el PSC, se ha querido mostrar la solidaridad con la propietaria del negocio.

Manuel Valls ha tuiteado: "Lamentable lo que está teniendo que soportar Tere del Tío Che. Siempre tiene sus puertas abiertas y para todos en la Rambla del Poblenou. Volveremos, es de todos".

Desde el PSC, el candidato a la alcaldía, Jaume Collboni, ha afirmado que "un país normal es aquel en el que la gente puede saludarse, hablar o entrar en un comercio sin ser señalado/a se piense lo que se piense. Mi solidaridad a los amigos del Tío Che. Seguiremos trabajando por la convivencia.

También desde el PP se ha mostrado su apoyo a la horchatería. Josep Bou ha tuiteado: "Los intolerantes solo tienen el insulto como arma. En un país libre no se puede ir señalando a todos aquellos que piensan distinto. Todo mi apoyo al Tío Che. Deseando visitaros pronto para tomarme una  horchata con vosotros".

CRITICAS Y BOICOT

Buena parte de los que han criticado la presencia de los políticos de Ciutadans en la horchatería han pedido el boicot hacia el negocio.

Aquí van algunos de los tuits que han generado la polémica: