Nuevo revés al gobierno de Ada Colau. La oposición ha forzado un nuevo pleno, esta vez en el distrito de Sant Martí para que el concejal, Josep Maria Montaner, informe sobre "el estado de ejecución de todas las proposiciones aprobadas y ruegos aceptados a lo largo del actual mandato". El pleno se celebrará el próximo 9 de enero y coincidirá con otro sobre terrazas en la Casa Gran que tendrá lugar por la mañana.

La petición de comparecencia de Montaner ha sido aprobada por dos terceras partes del consejo del distrito -en concreto por todos los grupos municipales menos Barcelona en Comú- y obligará al regidor a presentar un informe con el calendario, el presupuesto y el estado de ejecución de las proposciones y ruegos detallados. La regidora de Ciutadans, Marilén Barceló, dice: "Tenemos la sensación que se aprueban muchas iniciativas y el gobierno municipal no hace ningún caso".

NO VINCULANTES

Las proposiciones y ruegos aprobados no son vinculantes, pero la regidora entiende que si se ha producido un debate, la mayoría de grupos municipales están a favor y se trata de propuestas que son buenas para los barrios se tendrían que ejecutar. A Barceló le preocupan particularmente los problemas de inseguridad, incivismo y suciedad en distintos puntos de Sant Martí. "Han aumentado mucho. Se han aprobado muchas propuestas nuestras en este sentido y no creemos que se esté haciendo gran cosa".

La consejera y portavoz del partido naranja en el distrito, Eugenia Angulo, explica que los comuns les acusaron de alarmismo, pero asegura que los vecinos están muy preocupados. Afirma que dos de los focos de mayor inseguridad de Sant Martí son la Llacuna y Diagonal Mar y denuncia también la proliferación de narcopisos en los barrios del Besòs Maresme y en Provençals del Poblenou. "Muchos de estos pisos han abierto tras la clausura de los narcopisos del Raval por las operaciones policiales".

SIN REFORMA DEL PUENTE DE LA VIA TRAJANA

Angulo cita otros ejemplos de propuestas y ruegos aprobados en Sant Martí que no se han ejecutado. "Durante este mandato no se ha convocado la mesa de mantenimiento de la Gran Via de la que forman parte el gobierno, grupos políticos y sobre todo entidades vecinales. Llevamos tres años y medio y no se ha hecho nada".

Tampoco se han iniciado las reformas del puente de la calle de Santander, conocido también como el puente de la Via Trajana. "Es una reforma que los vecinos esperan desde hace 20 años. El puente necesita una reforma integral. Tiene problemas de accesibilidad y está totalmente oxidado. Acabaremos el mandato sin ni siquiera tener el presupuesto", critica la consejera de Ciutadans.