La escultura de Òscar Tusquets que desapareció este invierno de una plaza de la Vila Olímpica sigue robada. Fuentes municipales han confirmado a Metrópoli Abierta que no se ha recuperado. El monumento Vogart fue robado de la plaza de Tirant lo Blanc, situada en la confluencia de las calles de Joan Oliver y de Salvador Espriu. La escultura forma parte de una colección de varias piezas diseminadas por la ciudad en recuerdo de los Juegos Olímpicos de 1992.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona, un portavoz explica que se interpuso la correspondiente denuncia, como se hace en estos casos. Junto a la escultura del arquitecto y diseñador desaparecieron otros objetos de otros emplazamientos públicos de la Vila Olímpica y del Poblenou. En la plaza de los Campions, alguien robó las baldosas con las manos de 10 deportistas de leyenda -se trata de las huellas de Carl Lewis, Eddy Merckx, Garry Kasparov, Alfredo di Stéfano, Magic Johnson, Sergei Bubka, Ladislao Kubala, Pelé, Miguel Indurain y Johan Cruyff-, mientras que de la Rambla del Poblenou, unos ladrones se llevaron 11 placas conmemorativas en recuerdo de vecinos y vecinas.

EN ESTUDIO LA REPOSICIÓN

A lo largo de estos meses, se han recuperado algunos de estos elementos del patrimonio público, pero no la escultura de Tusquets. En el pleno del distrito de Sant Martí del pasado marzo, el consistorio informó a ERC, que se interesó por los robos, que se habían recuperado cuatro placas, aunque fuentes municipales no han concretado cuáles. El Ayuntamiento se ha limitado a decir que se está evaluando "si es oportuno la reposición de una parte o de todos estos elementos ya que no es la primera vez que son robados". En la plaza dels Campions, un espacio abierto en recuerdo de los medallistas de oro de los Juegos Olímpicos, las placas con los nombres de los campeones olímpicos y otros elementos, han sido sustraídos en varias ocasiones. Ahora la plaza, además, se encuentra totalmente abandonada y deteriorada.

La fuente donde estaba la escultura de Tusquets, que sigue robada / JORDI SUBIRANA
La fuente donde estaba la escultura de Tusquets, que fue robada trar ser arrancada / JORDI SUBIRANA

Quien puso el grito de alerta sobre la desaparición de la escultura de Tusquets fue el presidente de la asociación de vecinos de la Vila Olímpica, Jordi Giró. El activista recuerda que la escultura de Tusquets se instaló hacia 1993. A finales de los 90, el Ayuntamiento la retiró para evitar actos vandálicos como los que habían sufrido otros monumentos de la ciudad. En el 2000, el regidor Francesc Narváez la repuso tras la insistencia de los vecinos. "El patrimonio público no es para tenerlo en un almacén", dice Giró.

Recientemente, este medio ha visitado la plaza de Tirant lo Blanc y ha comprobado que la escultura de Tusquets, que podría ser de bronce, sigue desaparecida. En la plaza de Tirant lo Blanc solo está la fuente, algo escondida y deteriorada, llena de agua con los aros olímpicos en el fondo. El monumento fue arrancado casi de cuajo.