La avenida de Icària se encuentra patas arriba desde hace siete meses. El Ayuntamiento de Barcelona está ultimando la reforma integral de la arteria principal de la Vila Olímpica. Si no se producen retrasos, los trabajos deben culminarse este mes de junio. La transformación consiste en una renovación integral del tramo central, con un cambio de todo el pavimento, el mobiliario urbano y la instalación de iluminación de leds. "La avenida se convertirá en un eje más utilizado por los vecinos", afirma el concejal Josep Maria Montaner.

La remodelación de la avenida de Icària era una vieja reivindicación vecinal. Se empezó a gestar en tiempos del regidor socialista, Francesc Narváez, que dejó el cargo en 2011, y culminará ahora con Ada Colau como alcaldesa. "A finales del mandato de Xavier Trias se hizo una consulta vecinal en el que se decidió el proyecto a ejecutar", recuerda el presidente de la asociación de vecinos, Jordi Giró. La opción elegida supone un intevención urbanística menos profunda que otras de las que se estudiaron.

DESDE LOS JJOO

La avenida de Icària se construyó para los Juegos Olímpicos de la ciudad, "y desde 1992 no se había hecho ninguna reforma integral", explica Giró. Los adoquines se encontraban en muy mal estado, fruto del paso del tiempo y del uso intensivo de la parte central por los patinadores, lo que ha acelerado el deterioro. La intervención tiene un coste de 2,2 millones y supone la remodelación de 800 metros.

Los trabajos que se llevan a cabo consisten en la colocación de piezas de hormigón prefabricado, que son más resistentes. Giró cree que, si no se producen retrasos, las obras acabarán a principios de junio. Tras una primera fase, en la que se actuó entre las calles de Badajoz y Arquitecte Sert, ahora los operarios trabajan desde Arquitecte Sert hasta la calle de la Marina, donde se ha cortado la circulación.

ObrasAvIcária
La avenida de Icària, cerrada por unas rejas, por las obras / HUGO FERNÁNDEZ

La remodelación incorporará otras mejoras en el mobiliario público, que se renovará totalmente, y en el alumbrado público. Todas las luces de la avenida dispondrán de bombillas de led, con un menor consumo de energia, incluidas las singulares farolas. La reforma integral permitirá revitalizar la arteria. La calle es la que cuenta con más comercios de todo el barrio --incluido un centro comercial con cines-- y a buen seguro que tras las obras, la vía recuperará el pulso peatonal que había perdido los últimos años. 

DENUNCIA POR EL MACROALBERGUE

La nueva calle es una de las pocas noticias positivas que atañen a la Vila Olímpica, un barrio muy afectado por las molestias de las discotecas del Port Olímpic y por la próxima apertura del macroalbergue para jóvenes, que convertirá la zona en un punto de turismo barato y botellón. Giró plantea denunciar, a través de un contencioso administrativo, al Ayuntamiento. Giró opina que la licencia de obras no está bien concedida y pide la nulidad, lo que comportaría la paralización de las obras.