A seis meses de las elecciones, los problemas llenan la mesa de la alcaldesa Ada Colau. A la creciente inseguridad ciudadana, las dificultades por acceder a una vivienda, el incivismo en algunos barrios de la ciudad y el descontento de los comerciantes ante la permisividad con el top manta, se sumará la inminente apertura del polémico macroalbergue de la Vila Olímpica y el contencioso administrativo interpuesto por los vecinos en el que reclaman la nulidad de la licencia de obras. Según la asociación de vecinos, muy crítica con el equipamiento, la zona se degradará con la llegada de centenares de turistas jóvenes en busca de fiesta, mientras que la empresa Onix Renta, propietaria del establecimiento, afirma que la actividad se quiere llevar a cabo con el máximo respeto hacia el barrio y los vecinos. 

El hostel, con capacidad para 440 jóvenes, está casi listo y los empleados trabajan para abrir las puertas el 20 de diciembre, según ha confirmado Gonzalo Llarás, el portavoz de Onix Renta Unite Hostel Barcelona, el nombre que llevará el albergue. Hace unos días, los operarios daban los últimos retoques al edificio, situado en los números 145-147 de la avenida de la Icària, y limpiaban los interiores. "Si no se puede abrir esa fecha, se hará lo más pronto posible. Nuestra intención era haber empezado a operar en septiembre", añade Llarás.

11 SUPERMERCADOS 24 HORAS

Los vecinos opinan que “el macroalbergue es una bomba en la línea de flotación del barrio”, dice Giró. Desde la asociación vecinal se teme que el equipamiento suponga un incremento de las concentraciones de jóvenes en las calles practicando el botellón, lo que alterará la convivencia y aumentará el incivismo. Según Giró, en el último año y medio, en la Vila Olímpica han abierto tres clubs de cannabis y 11 supermercados de 24 horas, que tienen autorizada la venta de alcohol, que esperan hacer su agosto con la llegada de los nuevos turistas. Giró avanza que cuando el albergue haya abierto, se volverán a movilizar contra el equipamiento.

Llarás insiste que el albergue abre con la intención de que la actividad se haga con el máximo respeto. El portavoz recuerda que la empresa dispone de otros establecimientos hoteleros en Barcelona en los que jamás se han producido problemas. Desde Onix se entiende que algunos vecinos se muestren escépticos con la apertura porque en la zona se han producido problemas de convivencia en el Port Olímpic -situado junto a este barrio residencial-, pero recuerda que ellos no tienen la culpa. "Dan por hecho que van a pasar cosas cuando ni siquiera hemos abierto", subraya el portavoz de Onix. La empresa asegura que el establecimiento contará con personal de vigilancia y dice que el albergue dispondrá de espacios abiertos al barrio, como el restaurante y la zona común. 

El macroalbergue, en la avenida de la Icària de la Vila Olímpica / JORDI SUBIRANA
El macroalbergue, en la avenida de la Icària de la Vila Olímpica / JORDI SUBIRANA

TURISMO RESPONSABLE

Unite Hostel Barcelona ya dispone de página web. Se trata de unitehostel.com. En ella, la empresa pide al visitante ser “un buen viajero” que cuide la ciudad. “Necesitamos su palabra de que mantendrá la ciudad limpia…” y “respetará la autenticidad del barrio”, se dice. Onix Renta añade que su intención es promover el “turismo responsable y sostenible” haciendo cosas “con una responsabilidad social y medioambiental y fomentando la cultura y el arte”. Entre las actividades que el hostel organizará figuran sesiones de yoga, exposiciones de arte, programas de música, presentaciones de libros y limpieza de playas.

Como informó en exclusiva Metrópoli Abierta el pasado mes de mayo, la asociación de vecinos ha decidido llevar al Ayuntamiento a los tribunales porque la licencia de obras, bajo su punto de vista, no estaba bien concedida. El contencioso administrativo se presentó el pasado mes de julio y ya ha sido admitido a trámite. Giró detalla que piden la nulidad de la licencia. El juez ya ha pedido al Ayuntamiento el expediente y ha informado a la propiedad de la demanda. Llarás reconoce estar al corriente del proceso judicial iniciado. Explica que se han dirigido al juez para ver el redactado del contencioso como codemandado, pero asegura que todavía no lo tienen.

VULNERACIONES DE LA NORMA

Giró asegura que el hostel incumple las normativas de seguridad -para evacuaciones en caso de incendio- y de ventilación. También detalla que en el edificio no se garantiza la movilidad de personas que tengan alguna discapacidad. Y sostiene que los trabajos han modificado la estructura del edificio. En este sentido, los vecinos han hecho llegar un dictamen con la relación de puntos que, a su parecer, incumplen de la normativa municipal al Consell Comarcal del Barcelonès para que hagan las oportunas comprobaciones antes de conceder la licencia de apertura.

Sin embargo, hasta ahora el hostel ha superado los distintos trámites administrativos. La pasada primavera, la Dirección General de Joventut de la Generalitat de Catalunya dio el visto bueno al proyecto y únicamente se solicitó a la empresa propietaria y promotora del negocio, Onix Renta, alterar las salidas de emergencia para reforzar la seguridad. Con anterioridad, en marzo de 2017, la teniente de alcaldía Janet Sanz reconoció sentir “frustración e impotencia” por no poder frenar el proyecto. Sanz dijo que el inmueble cumplía con todos los requisitos legales y que no existían posibilidades jurídicas para revisar la licencia y anularla.

La empresa Onix Renta afirma que la construcción del albergue ha tenido que superar muchos más trámites y permisos de los que le correspondían. "Somos promotores y en ninguna otra obra hemos tenido tanta presión como en ésta. Hemos recibido inspecciones semanales del Ayuntamiento", dice Llarás. Desde Onix se insiste que las obras se han hecho correctamente y que siempre se han cumplido con todos los requisitos legales.

Los operarios ultiman algunos detalles en la entrada del macroalbergue / JORDI SUBIRANA
Los operarios ultiman algunos detalles en la entrada del macroalbergue / JORDI SUBIRANA

LOS VECINOS, EN CONTRA

El conflicto por el este hostel no es nuevo. Los vecinos llevan unos dos años movilizándose. Las obras se han parado en tres ocasiones y hace un año y medio, el barrio organizó una consulta -de aquellas que el Ayuntamiento presume, pero que cuando le van en contra nunca hace- sobre el macroalbergue. Votó el 20,8% del censo y la Vila Olímpica se pronunció mayoritariamente en contra del equipamiento, con 1.260 votos de los 1.297 totales. Con anterioridad, el edificio era propiedad de Mapfre y tenía un uso de oficinas. Giró es de la opinión de que cuando Onix compró el edificio ya sabía que le concederían la licencia de obras para construir el albergue.