Los locales de ocio y de restauración son mayoritarios en el frente marítimo de Barcelona. Los terrenos que van del Hospital del Mar hasta la zona de la Mar Bella son de titularidad estatal. En 1989, el Gobierno central cedió el uso de esta zona al Ayuntamiento de Barcelona a través de una concesión que termina en junio de 2019.

El grupo municipal del PDeCAT pedirá este viernes en el pleno municipal que el gobierno de Ada Colau reclame la prórroga de la concesión estatal sobre el frente marítimo del Poblenou y, paralelamente, abrir un marco de diálogo con los actuales operadores -por lo general empresarios del sector del ocio- y los vecinos para valorar la idoneidad de los usos actuales. Según el regidor del PDeCAT, Jaume Ciurana, si no se solicita la prórroga será el Estado quien decidirá el futuro del frente marítimo. 

La propuesta del PDeCAT también plantea seguir negociando la desafectación con el Estado mediante una nueva delimitación de la zona marítimo-terrestre que se adecúe a la realidad construida, e instar a la Generalitat, mientras se sigue negociando con el Estado, a que se lleve a cabo la división de la concesión, dando un tratamiento diferenciado a las áreas de interés económico.