En el distrito de Sant Martí están de celebración. Este miércoles, tras varias denuncias de vecinos y de Metrópoli Abierta, el Ayuntamiento de Barcelona ha procedido al desalojo del asentamiento con chabolas y ratas en la calle Bilbao, entre Bolívia y Marroc. La decisión ha llegado tras una sentencia judicial que ha ganado el propietario del solar, según han informado fuentes municipales a este medio.

Los servicios sociales han aparecido esta mañana y han ofrecido ayuda a las dos únicas mujeres que quedaban en este asentamiento en el que también vivían menores. Solo una de ellas ha accedido a ser atendida y reubicada. Sobre las 11 horas han llegado varias grúas y han procedido a la destrucción de los habitáculos que conformaban esta “pequeña ciudad”. Ahora la preocupación de los vecinos es otra. “Hay mucha porquería y de momento no se ven contenedores para que se lleven los restos”, explica Emma Lázaro, del grupo Josep Civit, a Metrópoli Abierta.

RATAS CAMPANDO A SUS ANCHAS

Otra de las inquietudes es la enorme cantidad de ratas que campaban a sus anchas en las chabolas, tal como se hizo eco este mismo medio. “No se ha llevado a cabo ninguna acción para poner fin a las ratas y ahora imaginamos que saldrán todas”, añade la vecina. Tanto la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) como el consistorio eran conscientes de esta situación que ya viene de lejos.

Hace unos meses, unos 200 vecinos mandaron una carta firmada al Ayuntamiento. En ella exponían que hay “objetos fuera de los contenedores de basura porque los remueven constantemente, y hay olores y humo a causa de las hogueras donde queman todo tipo de objetos”. “No queremos vivir delante de un vertedero, no queremos salir a los balcones y ver un paisaje no digno del siglo XXI, no queremos tener problemas de peleas y seguridad delante de nuestras viviendas”, pedían en el escrito.

OTROS DESALOJOS 'IN EXTREMIS'

Cabe recordar que a principios de abril, en plena precampaña, el equipo de Ada Colau se apresuró en desalojar un solar del Poblenou de titularidad pública después de que Metrópoli Abierta alertara de la situación de insalubridad.

En 2018 se contabilizaron 68 asentamientos de infraviviendas en Barcelona, esto significa un incremento de un 20 % respecto al año anterior según datos proporcionados por el Ayuntamiento. La media de personas que vive en chabolas y caravanas es de 536, y gran parte de ellas se concentra en el distrito de Sant Martí, sobre todo en la zona del Poblenou, donde hay decenas de solares vacíos.